Plantas inmunoestimulantes

248

La fitoterapia pone a nuestra disposición una gran cantidad de recursos terapéuticos y preventivos basados en su capacidad para estimular las defensas. Gracias a la ciencia, en cuyo nombre a veces se pretende negar el poder de las plantas medicinales, sabemos que los principios activos que provee el reino vegetal tienen un poder curativo superior al de los medicamentos a la hora de enfrentarse a la mayoría de las enfermedades; en este caso, el desafío consiste en divulgar sus propiedades y enseñarle a la gente a utilizarlas criteriosamente con el fin de alcanzar el postulado hipocrático de convertirnos en nuestros propios médicos. Se trata de un sector de las ciencias de la salud que siempre ha sido vital, incluso hasta el día de hoy en que unas pocas multinacionales controlan la información y las industrias farmacéutica y alimentaria, generando una manipulación de tal magnitud que cada vez es más difícil poner blanco sobre negro a la hora de discernir lo correcto de las absurdas «verdades» que quieren imponerse para beneficio de estos grupos de poder. Se trata de sectores económicos que vienen apropiándose del código genético de todo aquello que es fuente de alimentos y medicina, monopolizando y controlando su producción y desinformando a la sociedad para que seamos sus fieles vasallos cuyas cadenas se fortalecen a través de adictivos hábitos de consumo que nos enferman y nos vuelven cada vez más dependientes de sus fármacos, muchas veces seriamente cuestionados.

De manera paralela, el cuidado de la salud con plantas medicinales ha alcanzado un grado de madurez y legitimidad que permite que estos recursos estén al alcance de todos y, con un poco de conocimiento, incluso sean autoadministrados con eficacia; a la hora de aplicar tratamientos naturales con fines terapéuticos y preventivos, las plantas medicinales, muchas de ellas alimentos corrientes, siempre ocupan un lugar de privilegio, y por ello les dedicamos un espacio de gran importancia en este libro, que promueve el estímulo de la inmunidad natural.

La manipulación de la información ha llevado a creer que la fitoterapia es un enfoque basado en creencias superadas; sin embargo es importante dar a conocer al gran público que aproximadamente la tercera parte de los medicamentos actuales son derivados de las plantas. La razón por la cual no se enfatiza en la investigación y el consumo de las hierbas medicinales es por la imposibilidad de ser patentadas; es mucho más rentable dar con un principio activo que se pueda producir masiva y artificialmente, y asegurarse así la exclusividad de su comercialización. Lo que a nosotros debe interesarnos es la capacidad de las hierbas para mejorar nuestras defensas y bienestar general, especialmente cuando estas pueden ayudar a dejar atrás la sombra de la muerte en muchos casos en que las enfermedades parecen terminales; en cualquier caso las plantas, utilizadas con criterio, siempre nos ayudarán a vivir más y mejor.

 

Del libro “Estimula tu inmunidad natural”, de Pablo de la Iglesia y Pablito Martin, Kepler (www.edicionesuranoargentina.com)