TRIQUINOSIS ¿Enfermedad mortal ?

Con éste tÍtulo quiero darle real importancia a ésta parasitosis tan habitual en nuestra población y por la que podemos hacer mucho para prevenirla.

Arrancan los primeros fríos del año y con él la matanza domiciliaria de cerdos para la elaboración de factura caseras, lo que trae de la mano una enfermedad tan conocida como vigente y que sigue estando entre nosotros.

LA TRIQUINOSIS ES UNA  ENFERMEDAD ZOONOTICA MORTAL EN ALGUNOS CASOS PARA EL HOMBRE.

Antes de entrar en la parte clínica de la enfermedad, lo que nuestra población debe tener en claro es que existen varias formas de poder controlarla.  Una de ellas es hacer analizar los cerdos en cuestión después del sacrificio y antes de la elaboración de chorizos sobre todo. Simplemente con tomar una porción de no menos de 100 gramos de carne y someterlo al análisis  por un Médico  Veterinario  Acreditado a tal fin estaríamos evitando los riesgos de enfermarnos.

La muestra de carne que se debe tomar son trozos de la entraña, la base de la lengua, carne de la mandíbula y en menor medida de la zona entre las costillas, aunque combinar varias de ellas seria lo ideal. Algo sumamente importante que he podido experimentar es el miedo que tiene el dueño de un cerdo positivo a triquinosis, que cree se le van a decomisar todos los animales de su propiedad, con lo cual se ve afectada su economía familiar y de ahí radica en algunos casos la negativa en hacer el análisis correspondiente. Esto no es así, ya que existen medidas de prevención, de manejo y de sanidad que pueden paliar el problema.

Otra forma de control es la crianza de los cerdos en la mayor condiciones de higiene posible, (eso de que cerdo limpio nunca engorda es totalmente falso),  controlar la población de ratas es esencial para evitar el ciclo del parásito.

La triquinosis es una enfermedad parasitaria causada por un Nematodo llamado TRICHINELLA aunque existen alrededor de 8 variedades la que a nosotros nos interesa es la variedad SPIRALIS que afecta al hombre únicamente por el consumo de carne cruda (chacinados) o mal cocida. El parásito no es destruido por la salazón, ni por el ahumado, ni la desecación, pero si es sensible a temperatura superior a los 70 grados centígrados como también a la congelación extrema y a la radiación.

La triquinosis es de distribución mundial y está presente no sólo en  los animales domésticos cerdos, perros,  gatos, sino en reservorios naturales como jabalíes, pumas, peludos y sobre todo en las ratas. En ellos no presenta sintomatología clínica. Pero en el hombre se manifiesta de varias formas según la cantidad de larvas ingeridas y de la respuesta inmune del hospedador.

Cuando una persona come carne cruda o mal cocida que contiene los  quistes de triquina, las larvas de su interior son liberadas por el proceso digestivo, a partir de allí crecen y maduran transformándose en adultas, y diferenciándose entre machos y hembras para copular y mantener la especie, los machos mueren y son eliminados por las heces, mientras que las hembras penetran en el intestino delgado, una hembra fertilizada puede albergar desde 500 a 1500 larvas que van a pasar a sangre y a distribuirse por todo el cuerpo hasta alcanzar los músculos estriados de mayor tamaño y mayor capacidad aeróbica.

En éste apretado resumen les puedo informar que los síntomas más comunes van desde dolor abdominal intenso con diarreas y vómitos durante la etapa digestiva. Fiebre  alta y edema en los parpados superiores sobre todo con molestias similares a  arenillas en los ojos, dificultades respiratorias y dolor muscular intenso que aumenta con el ejercicio. Una vez la larva alojada en los músculos se va a enquistar. Si bien acá termina el ciclo del parásito, los quistes siguen siendo viables durante años (10 o más), esto genera una mala calidad de vida para las personas.  Incluso en ocasiones severas de colonización  las larvas pueden alcanzar el corazón generando trastornos cardiacos severos  o llegar al  cerebro donde en ambos casos pueden resultar  fatal, por suerte la incidencia de esto no es elevada,  solo un porcentaje mínimo de los casos, pero no quita que podamos estar dentro de ese porcentaje. Por eso es una enfermedad que presenta cierto riesgo de muerte y la podemos evitar totalmente y solamente siendo conscientes en el buen uso de los animales que vamos a consumir.

Julián Domínguez – Médico veterinario

Si querés comunicarte con Julián podes escribirle a v.julian-dominguez@hotmail.com