La inflación sin techo

20

La semana pasada gran parte de los gremios del país realizaron un paro general. El plan de lucha nacional lanzado por las principales centrales obreras a nivel nacional tuvo su réplica en la Ciudad de toda la región, donde los gremios que adhirieron a las distintas medidas de fuerza contra las políticas de ajustes llevadas a cabo por el gobierno de Cambiemos.

Lo cierto es que estas medidas de ajustes están acompañadas de la suba del dólar y de la inflación que afecta el bolsillo de los que menos tienen. La inflación esperada por los argentinos para los próximos doce meses trepó al 40,4%, porcentaje que representa 5,1 puntos más que hace apenas un mes, de acuerdo con una encuesta difundida por la Universidad Torcuato Di Tella. La Escuela de Negocios de esa casa de estudios presentó los resultados de la Encuesta de Expectativas de Inflación (EI) de septiembre de 2018, que arrojó que, para el promedio de los encuestados, esas expectativas se ubicaron en 40,4%.Para la mediana de las respuestas, las expectativas se mantuvieron en el 30%.

Según el relevamiento, la expectativa de inflación aumentó en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires, mientras que se mantuvo constante en el interior del país, con respecto a agosto. De acuerdo al promedio, la expectativa se incrementó en todas las regiones. Además, de acuerdo con la mediana de las respuestas, se mantuvo constante para la población de ingresos altos mientras que subió para la de ingresos bajos; según el promedio, la expectativa se incrementó en ambos sectores.

Argentina es un país asolado por la inflación desde hace más de un siglo. En 1989 rompió todos los récords con un IPC de 3079%, durante la híper de Raúl Alfonsín, pero la economía ya sumaba cifras importantes desde mediados de la década del 50. El periodo de mayor estabilidad fue resultado de la convertibilidad del peso con el dólar impuesta por Carlos Menem en los 90, hasta que el modelo estalló por los aires con la crisis de 2001 y el corralito. El kirchnerismo tuvo una etapa inicial de inflación bajo control, pero el IPC volvió a superar el 20% anual a partir de 2007. Cuando Macri llegó al poder se comprometió a controlar la subida de los precios. El inicio de gestión no fue prometedor: 40% de inflación en 2016 y 24,8% en 2017, casi un 50% más de lo que había prometido para ese año. Si las proyecciones se confirman, en 2018 duplicará la meta establecida en enero pasado.

Según el compromiso que Argentina asumió con el Fondo, este año la inflación deberá estar entre el 25% y el 32%, una meta que corre el riesgo de superar si no realiza grandes esfuerzos.

 

Carlos Laboranti – Director Ejecutivo