Una multitud disfrutó de la primera noche de corsos

128

El sábado se inauguraron los corsos, con una noche espléndida en la que se congregó una multitud, que disfrutó de divertirse con espuma y aplaudió a cada una de las comparsas, murgas, carrozas y disfraces.

Encabezando el desfile, se ganaron los primeros y merecidos aplausos, los integrantes de la Asociación Amigos de los Niños, que caminaron a la par del imponente Rey Momo que ellos mismos confeccionaron.

La figura gigante de Patoruzú montado a su caballo Pampero sorprendió a los niños y trajo gratos recuerdos a los más grande.

“Está hermoso, tan bien hecho que da lástima que lo tengan que quemar” fue uno de los comentarios más escuchados.

Los integrantes de la entidad que lo confeccionó, desfilaron vestidos como los personajes de la tira; la Chacha, Patora, Ñancul, Upa, Isidoro Cañones y varios niños que los personificaban en miniatura.

Luego desfilaron despertando el entusiasmo del público las comparsas “Arlequines” y “A todo ritmo”, y la murga “Ritmo de pueblo” de San Manuel.

Cerrando la jornada, recorrieron la manzana de corsos diversas carrozas, confeccionadas con mucho esfuerzo y buen gusto, además de varios disfraces.

Vale destacar la idea de la organización, que decidió sortear una bicicleta cada noche. Los números del sorteo, se canjeaban por diez tarros de espuma vacíos, lo que hizo que el finalizar la fiesta no hubiera ni un tarro tirado en el centro.

La segunda jornada, que debía realizarse el domingo, fue postergada debido a la lluvia caída y al cierre de esta edición estaban programadas dos noches más. La noche suspendida sería reprogramada para este viernes.

Lobería sigue de fiesta con los corsos.