Patín artístico: El espectáculo «Neverland» cautivó al público en Lobería

165

Ante un gran marco de público, se presentó por primera vez en Lobería un espectáculo de patín artístico.

El show, llamado “Neverland”, fue inspirado en las reconocidas películas infantiles de Tinker Bell y tuvo lugar en la planta alta del Club Jorge Newbery.

Más de 30 niñas y adolescentes de la Escuela de Patín Artístico de Jorge Newbery, dirigidas por la profesora Lené Von Tier (Selene González Gutiérrez), le dieron vida a un espectáculo que emocionó a los presentes, quienes premiaron a las patinadoras con espontáneos aplausos durante la presentación y una gran ovación final.

El espectáculo se realizó a manera de cierre del ciclo 2017, permitiéndole además a las protagonistas, patinar ante sus familiares y amistades, ya que sus anteriores presentaciones ahbían sido en otras localidades.

Vale destacar que esta disciplina artística-deportiva comenzó a funcionar en la entidad aurinegra a fines de 2016 y durante el presente año, logró un crecimiento muy importante, participando de un encuentro regional de carácter amistoso en Tres Arroyos y en un show en Necochea, como artistas invitadas. Además, dos de sus patinadoras adolescentes participaron en una clínica de técnica. En el cierre del show, todas las patinadoras recibieron un diploma y un presente por su participación. Además la Subcomisión de Patín le entregó un obsequio a la profesora Lené Von Tier y a su colaboradora, “Rofi” Finamore.

Antes de finalizar, la profesora agradeció el acompañamiento, se mostró feliz por la producción presentada y auguró un gran 2018 para el patín en Lobería.

 

Agradecimientos

La Subcomisión de Patín del Club Jorge Newbery, hizo público su agradecimiento “a quienes colaboraron para que el espectáculo fuera posible: comisión directiva del JNFC por el apoyo; Ricardo Folgado y César Gutiérrez que permitieron que el show contara con una excelente iluminación y sonido; CEF Nº 43 por el préstamo de distintos elementos; Juliana Mattía, por la narración del cuento; Javier Godoy por la buena predisposición y el préstamo de elementos; a los padres que ayudaron al armado del salón y al público que tanto acompañó”.