Carlos Ugarte: «Tenemos la idea de reflotar el matadero»

61

 

Ha transcurrido casi un año y medio desde que Carlos Ugarte asumió como delegado de Juan N. Fernández y, aprovechando el final de 2017, Sendero Regional lo convocó para llevar a cabo un balance de su gestión.

-¿Cómo viviste este tiempo como delegado? ¿Pudiste lograr las expectativas que tenías?

“Ni bien entré en funciones, lo primero que hice fue ver cuáles eran las dificultades que había en el pueblo, que sinceramente eran muchas y aún hoy estamos tratando de que sean menos. Cuando yo llegué el clima había hecho que el pueblo estuviera muy sucio y no había responsables, como tampoco hay responsables cuando en pleno invierno tenemos las calles muy feas y no las podemos salir a arreglar, porque yo el material que tengo lo tengo que saber usar, como combustible, tosca y maquinarias. De hecho, cuando el tiempo estuvo bueno hicimos trabajos en doble turno, que hacía mucho que no se veía, es más, creo que nunca se había visto. Teníamos dos maquinistas y para tratar de aprovechar cuando el clima estaba bueno, salían tanto a la mañana como a la tarde, y después pasaba la pala y hacía recolecciones de lo que iba sobrando. Esa también era una de las dificultades que había cuando yo entré”.

-Había esquinas que siempre se anegaban. ¿Qué trabajos se hicieron para lograr el escurrimiento rápido del agua?

“En esas esquinas, en un principio se hizo limpieza, porque no sabíamos muy bien qué era lo que estaba pasando. En algunas se sacaron los tubos y se bajaron, en otras se levantaron. En algunos casos había vecinos que no tenían tubos para poner y económicamente no podía solventar el gasto, por lo que el municipio se hizo cargo de esos gastos. Se hizo mucha limpieza, más del frentista que del municipio. En el invierno se canalizó todo sobre la 33, que nosotros le decimos ruta pero es sobre la 33. En la 33 y 32 estaban tapadas las bocas de tormenta y lo solucionamos. A veces tardan en desagotar, pero últimamente ha llovido mucho y de golpe. Ahí hay un problema que tiene que ver con el asfalto, de ahí, 100 metros para adelante y 100 metros para atrás, baja el agua a esa esquina, hay como un baden gigante. Ahí se pusieron tubos nuevos y se bajaron un par de lugares. Insisto, en todo lo que estoy nombrando, falta, falta muchísimo por hacer. El otro día hablaba con un vecino que me decía que no se habían regado una platas, y sí se había regado la semana anterior esas plantas que pusimos. Entonces yo entiendo que es una crítica constructiva, pero hay que ver que eso se hizo desde esta gestión. Hay gente que ve el vaso medio lleno y otra que ve el vaso medio vacío. En definitiva, haciendo un balance, creo que hay cosas que se mejoraron y hay muchísimas por mejorar. Tanto la voluntad mía como la de los empleados, está. El trabajo de los empleados fue de primera, ninguno de los que les tocó trabajar a la tarde puso en reparo ni dijo que no les correspondía, y ninguno de los dos cobraron horas extras, siendo que los dos tienen otros trabajos, uno es herrero y el otro tiene un taller de chapa y pintura. Lo que sí me plantearon es ir rotando; una semana uno y la siguiente el otro, así no se les atrasaba el trabajo de ellos. Hicieron el trabajo de la mejor manera. En cuanto al riego de calles, que tampoco es suficiente, se está haciendo en triple turno, hay uno a la tardecita, otro a la una de la mañana y otro al amanecer. Por insisto en que debo aprovechar el combustible que tengo, porque si yo saco el riego a las dos de la tarde, solo sirve para dejar contento al vecino un ratito. Lo mismo con los arreglos de calles, si yo lo hago en invierno, dejaba a la gente contenta pero terminaba siendo para peor, y se generaba un gasto de gasoil y tosca. Yo creo que tenemos el pueblo más limpio, calles entoscadas, que paramos las obras por la sequía pero vamos a seguir haciendo, ya entró en reparaciones la barredora, que permitió que en 2017 no tuvimos hojas en el pueblo, que era raro no tenerlas. Vale destacar que hemos tenido la colaboración de los vecinos cuando se nos han roto máquinas. Nosotros actualmente estamos con dos tractores, uno que se encarga de cortar el césped a la mañana. Estuvimos un tiempo con uno solo y mi idea fue darle prioridad al riego y dejar el pasto para otro momento. Ahora se hizo la senda peatonal que va hasta el Club Barracas para que se pueda transitar, pero no está como uno pretendería. Estamos dando prioridad a la gente que lo que más estaba pidiendo era el riego”.

-¿Cuáles son los objetivos a corto y mediano plazo para 2018?

“Con respecto a lo que se ha hecho, tratar de multiplicar esfuerzos y dejar las obras que se han realizado de la mejor manera, porque algunas no han quedado como uno pretende. Terminar con eso, seguir manteniendo el pueblo como está, muy limpio. Ahora estamos con varios proyectos y uno de ellos es el matadero, que lo estamos charlando con Dimas Castelucci, que yo creo que también ha sido un logro importante, tener un inspector de Bromatología en Juan N. Fernández; las castraciones creo que han sido positivas, acá tenemos un lugar donde se nos están juntando muchos perros de la calle, pero otros focos que teníamos ya no están, por ejemplo, uno veía al Colegio y había muchos perros. Hay gente que no sabe, pero con la colaboración de muchas personas, entre las que me encuentro, y el propio municipio, le estamos dando de comer a casi 70 perros por mes, que están todos castrados, desparasitados y vacunados”.

-Se han colocado lomos de burros en lugares estratégicos. ¿Los que faltan están previstos para este año?

“Sí, hay previstos cinco, de los cuales hay dos que fue idea de la gente de la Junta Vecinal, que nos da una mano enorme. Siempre tuvimos ese trato con casi todas las instituciones, dijo casi porque a lo mejor hay algunas que todavía no se han acercado. Hay uno de los lomos de burro que quedó muy alto, uno también se equivoca, pero los demás quedaron bien porque uno aprende de los errores, y los fuimos bajando. Hay uno próximo que se realizaría frente al Instituto Excelsior, donde está levantado el asfalto y aprovecharíamos eso, como lo aprovechamos en la Escuela Nº 14. Están previstos cinco más, que ahopra la obras se pararon por el tema del calor, ya que nos recomendaron que no los hagamos en esta época porque se pueden partir. Si no habría que hacerlos a la noche para que el fraguado sea a la madrugada”.

-Respecto al ajuste de personal que se está viendo a distintos niveles. ¿Te han pedido desde el municipio algún tipo de reducción de gastos?

“Nosotros tuvimos un par de charlas, en un principio con Diego López y después con Valentín Bustillo, donde nos explicaron que va a ser un año duro y que a lo mejor va a haber reducción de algunas cosas, aunque recién está arrancando el año y haciendo todos los trámites para pedidos de combustibles, y hasta ahora no ha pasado nada. Sí hubo reducción en cuanto a los destajistas, que en estos momentos en Fernández hay tres, que se pudieron mantener, que  están con destajo, y se está tratando de sacar una planta interina a otro que está con destajo. Pero la situación no es ajena a lo que pasa en la Provincia y la Nación”.

-¿Se está recibiendo bien el combustible, la mercadería y la medicación del Hospital?

“Medicación no se porque está en el área de Salud, y sobre el cierre del año, mercadería y algo de combustible estaba faltando. Nosotros teníamos un sobrante de combustible de la Delegación y pudimos otorgar para la ambulancia y la unidad de traslado, que siempre deben estar con combustible”.

-El doctor Marcelo Merodio será director de la Unidad sanitaria de La Dulce. ¿Cómo afectará al Hospital local?

“Lo último que hablé com Pedro Barrientos es que todavía no había nada concreto, aunque sí se que Marcelo tiene la intención de irse, aunque estarían perjudicadas las horas de acá, porque tendría que cumplir el horario como lo venía cumpliendo. Lo que sí podría afectar es a Claraz, pero estaban tratando de conseguir una médica para esa localidad”.

-En algún momento del año pasado corrió el rumor de que vos ibas a dejar de ser el delegado. ¿Eso fue verdad?

“A nosotros los funcionarios, nos pareció un buen gesto tras las elecciones, presentarle todos la renuncia a Facundo. Presentamos la renuncia ni bien terminaron las elecciones y lo charlé personalmente con él, pero Facundo me dijo que no, que estaba conforme y que las dificultades que teníamos eran generales, que no tenían que ver puntualmente con Fernández, ya que en otras localidades del interior tampoco le había ido bien en las elecciones. Yo se que no es difícil, cada cosa que yo he realizado no ha sido nada fácil; era una locura tener un gimnasio en Fernández y yo hace 26 o 27 años que lo tengo; la misma cantidad de tiempo que hace que tengo una Escuela de Karate, cuando un profe medejó cuatro alumnos, y cuando en Fernández todos decían que las escuelitas de fútbol no funcionaban, hace 12 que estoy trabajando. Para que esto llegara a esta cantidad de años, hubo meses que perdí plata, que tenía pocas personas y que puse plata para pagar los alquileres de los salones. Volviendo a lo anterior, se que hay un montón de cosas que se están haciendo, otras por hacer, pero le pido paciencia a la gente y que tengamos charlas. Yo he optado por no darle demasiada importancia a las redes sociales. El otro día le decía a una señora que si yo voy a un negocio, compro algo y está en mal estado, no voy a ir a escribirlo en Facebook, sino que voy a volver al negocio y le voy a explicar a la persona qué me vendió, cuál es el estado y qué solución me puede dar. Esto es más o menos lo mismo”.

-¿Vos notas que la gente se acerca más y se anima a decirte las cosas?

“Lo que estoy haciendo yo, para mí es algo nuevo y voy aprendiendo todos los días, y está bueno tener otra mirada del vecino. Yo les digo a los chicos, que escuchemos a los vecinos, porque a veces las soluciones las da el propio vecino, porque ellos ven la realidad todos los días”.

-¿Qué vas a focalizar para revertir en tu pueblo, el resultado negativo de las elecciones pasadas?

“Multiplicar esfuerzos para que lo mucho o poco que hayamos hecho esté mejor hecho; seguir ofreciendo esta seguridad, que por ahí no nos damos cuenta pero nosotros todavía dejamos los vehículos con las lleves puestas. Nosotros tenemos contacto permanente con los dos jefes de Policía que hemos tenido. Ahora estamos con Lucas Reinoso y nos reunimos todas las semanas por cosas que parecen insignificantes a temas preocupantes. También tenemos la idea de reflotar el matadero. El de La Dulce ya está más encaminado que el nuestro. La infraestructura que tiene ese es chica, entonces con poca inversión se puede volver a poner en funcionamiento. La semana pasada estuve reunido con gente que nos iba a hacer unos presupuestos, para saber cuánto es el costo que necesitamos. Estuvimos con alguien que nos estuvo asesorando, habría que achicar un poco las cámaras, entonces los equipos de frío serían un poco más chicos. Nosotros queremos sacar los números, saber cuánto es el costo, y a partir de ahí ver si es posible o es imposible. Ya se dieron los primeros pasos. Desde el municipio está la decisión de colaborar, nos va a asegurar la Salud y va a generar un par de fuentes de trabajo. El intendente ha anunciado cordón cuneta, la primera parte de cloacas, aunque los pliegos de licitaciones quedaron lejos de lo  que el municipio pretendía. Ahora se está analizando que el municipio ponga un poco de mano de obra y que de otra parte se haga cargo la Provincia, estamos ahí. Los números son altísimos”.

-¿El medio ambiente es un tema que te preocupa?

“Sí, ayer casualmente estuve reunido con gente para ver si podemos hacer un acopio de los bidones de agroquímicos, que los puedan retirar del pueblo hacia el lugar que corresponda, que no estén por todos lados. Este año, con la gran creciente, empezaron a aparecer bidones flotando en un par de lugares, y nosotros tomamos cartas en el asunto. En un lugar que se estaba acopiando, se realizaron infracciones. Pero la idea es poder dar curso a eso, estuvimos charlando y el acopio podría ser sobre el basurero, pero un acopio bien hecho y que cuando se completo por ejemplo dos camiones, se los lleven. Eso sería a costo cero, porque la gente que hace el acopio, después los recicla y los vende. La gente de Ambiente quedó en llamar a Benito Juárez por este tema, ya que allí hay un acopio habilitado, como debe ser”.