“Viernes de Cine “ en el Centro Cultural de Necochea

7

Este Viernes 29 de Junio se realizará una nueva función de “Viernes de Cine “ en el Centro Cultural de Necochea.

La cuarta obra del joven realizador Joachim Trier (considerado la nueva promesa del cine noruego) fue una de las mejores películas que pasó el año pasado por el Festival de Cine de Sitges (llevándose el Premio del Público y el galardón al Mejor Guión): es íntima y hermosa y se vale del elemento fantástico para hablarnos de algo muy profundo.

A las 20.00 hs: Cortometrajes.

Una variada selección de cortos de distintas nacionalidades y temáticas. De famosos directores y de realizadores que dan sus primeros pasos tras las cámaras. Ficción, documental, animación. Media hora dedicada a los mejores cortometrajes.

A las 20.30 hs:

THELMA (Noruega, 2017) de Joachim Trier.

Thelma es una joven tímida que estudia biología en una universidad de Oslo. Allí se enamora perdidamente de Anja, una compañera de clase. Un día, en la biblioteca, siente unas extrañas convulsiones que no puede controlar, descubriendo que no es una chica normal, posee poderes paranormales. Desesperada, le pregunta insistentemente a Dios por qué la ha hecho así. Sus padres tampoco son de gran ayuda, sino dos personas misteriosas que se muestran tranquilas ante los poderes que muestra su hija, que, cada vez que siente algo, causa desastres.

Fabulosa en su interpretación, la actriz noruega Eili Harboe (ganadora del Astor de Plata a la Mejor Actriz en el Festival de Mar del Plata) es quien levanta prácticamente sola toda la película: queremos saber quién es Thelma, cuál es su historia y su destino desde que la vemos por primera vez diferenciándose del resto como una pequeña hormiguita que va rumbo a clase. Ella es especial, pero aún no sabemos hasta qué punto…

Con gran elegancia y cuidado visual, la película nos narra una historia de amor vehiculada como un thriller sobrenatural en el que una joven pierde las riendas cuando su fe y su afectividad colisionan.

Thelma propone un proceso de autodescubrimiento apasionante, aderezado de secuencias potentes e impactantes. Al fondo late un grito contra la represión sexual muy valiente y un alegato en pro de la aceptación de uno mismo. Con tintes sobrenaturales, pero también con una enorme metáfora: cada vez que te niegas a ti mismo alimentas un monstruo que explotará cuando menos te lo esperes.