Una sociedad más inclusiva: la historia de Alicia Álvarez

505

La labor de los colaboradores y voluntarios dentro de la organización “Todo para ellos” es de suma importancia ya que procura que las personas con discapacidad sean incluidas en nuestra sociedad, ofreciéndoles un trabajo digno. Alicia Álvarez trabaja allí desde los inicios de la organización. “Hace 28 años nos reunimos junto a otros padres para poner en funcionamiento la asociación. Comencé limpiando el edificio y poco a poco empecé a colaborar con los chicos en los espacios recreativos y de trabajo”.

El taller protegido comenzó su actividad hace mucho tiempo con el objetivo de promover la inclusión plena de las personas con discapacidad en ámbitos educativos, ocupacionales, laborales, de expresión artística o esparcimiento. En los inicios el trabajo que desarrollaban estaba enfocado hacia lo artesanal.  En este sentido Alicia cuenta que “antes de hacer el proceso de reciclado, trabajamos confeccionando diferentes tipos de artesanías: hacíamos macetas, brujitas de tela, bolsas de papel madera, entre otras cosas. Luego salíamos a la calle y las vendíamos. Poco a poco comencé a dejar de limpiar y me dediqué de lleno a ayudar a los chicos con sus labores”.

El equipo de personas que trabajan diariamente en el taller está conformado por un grupo de jóvenes y adultos con discapacidades. Ellos están acompañados por un equipo de personas que guían, supervisan y brindan el apoyo necesario para lograr los objetivos que requiere cada tarea. Alicia es un ejemplo de colaboración y dedicación. Durante mucho tiempo desarrolló su labor ad honorem dedicándole horas de trabajo en el taller y también en su casa. Hoy acompaña y supervisa el trabajo que se realiza con bolsas de polipropileno. Alicia se siente parte de su equipo de trabajo y orgullosa de los resultados que logra junto a los jóvenes y adultos en el proceso de la creación de bolsas.