Nuevos sistemas de monitoreo en la región

187

Lobería y San Cayetano, cuentan con instalaciones de cámaras de vigilancia, y en los próximos meses comenzará a funcionar en la ciudad de Necochea la sala de monitoreo con cámaras de seguridad.

En el caso de Lobería, incluso se han colocado recientemente cámaras en los ingresos a la ciudad, con el objeto de tener un registro de los autos que ingresan y egresan de la ciudad.

Los municipios han sabido escuchar los reclamos de los ciudadanos, ante el pedido de sentirse protegidos frente a los hechos ilícitos. Por otra parte son cada vez más los municipios que invierten tecnología aplicada a la seguridad de los ciudadanos.

Considerando la creciente inseguridad y violencia en las ciudades, no cabe duda de que el principal motor de desarrollo y eje transversal para ejercer la gobernanza local es la seguridad.  Esto trae aparejado que los  niños y jóvenes puedan ir a estudiar sin temor a ser violentados, de que los ciudadanos puedan ejercer sus actividades productivas sin miedo a ser extorsionados y que esten acechados constantemente por delincuentes.

La videovigilancia puede ayudar a prevenir y a resolver delitos como el vandalismo, la violencia o los robos.

Sin embargo, es importante pensar con detenimiento acerca de las consecuencias antes de instalar las cámaras de seguridad en las calles ¿Por qué es necesaria la vigilancia? ¿Aumenta realmente la seguridad? ¿Puede tener consecuencias negativas? ¿Existen otras soluciones que puedan proporcionar la misma o incluso más seguridad?

No hay datos que afirmen que los niveles generales de criminalidad desciendan con la instalación de cámaras. Más bien parece que se dan otras formas de violencia o que ésta se desplaza a otros lugares. Es por eso que existe una gran polémica acerca de la contribución real que aporta la videovigilancia a la seguridad. También resulta difícil saber cómo nos afecta a los seres humanos el hecho de estar bajo vigilancia.

Sí es verdad que la existencia de cámaras ha servido en muchas ocasiones para dar con los autores de diversos hechos delictivos.

Con el fin de evitar abusos, es importante que aquéllos que instalan ese tipo de cámaras, en este caso los políticos de cada ciudad, sepan cómo se debe hacer y que las imágenes grabadas sean usadas según la normativa aplicable. Asimismo, es muy importante como ciudadanos intervenir si vemos que alguien necesita ayuda, aun cuando las cámaras estén presentes.

 

CARLOS LABORANTI. Director Ejecutivo