Nuevas propuestas y desafíos para el Centro Cultural y la Biblioteca

878
Lucía Uranga y Juan Marraro

El Centro Cultural Necochea y la Biblioteca Popular Andrés Ferreyra seguirán este año con diferentes propuestas para ofrecerles a los socios y al público en general nuevos espacios de intercambio cultural.

El Centro Cultural ganó por segundo año consecutivo un subsidio que otorga el Ministerio de Cultura de Nación y el dinero que recibirán estará destinado a remodelar el Auditórium. Juan Marraro señaló que “es un espacio  que se usa muchísimo y las instalaciones se encuentran en las mismas condiciones desde hace casi 50 años. El plan es ampliar el escenario y modernizar las instalaciones eléctricas, acondicionar y poner en funcionamiento los camarines y además poner iluminación al área del patio para poder usarlo como un espacio más. Ganar dos veces consecutivas este subsidio es muy importante porque lo vemos como un reconocimiento al trabajo que hacemos. Es muy gratificante. El año pasado el dinero ganado se utilizó para hacer una mejor accesibilidad al Centro Cultural y a la Biblioteca. Concretamente hicimos una rampa, arreglamos el ascensor e incorporamos las señaléticas de emergencia”.

Otro de los subsidios que ganó la Biblioteca Popular fue otorgado por la CONABIP al área de la Biblioteca Digital. Lucía Uranga explicó que “gracias a esto pudimos comprar cinco reader y una tablet. Son muy bien aceptados por los socios porque nunca están disponibles”.

El año pasado la comisión decidió extender el horario de 9 a 20hs. La sala de la biblioteca infantil había quedado con el horario reducido y luego de varios debates se decidió trasladar el sector infantil al sector donde está la biblioteca. Juan Marraro explicó que “los chicos se sorprenden de la nueva ubicación y les gusta más porque están integrados a la biblioteca de adultos. Como resultado de eso, nos quedó un espacio vacío pero ya tenemos muchos proyectos en mente”.

Paralelamente continúan con las propuestas que se mantienen durante el año. Lucía Uranga señaló que “nuestra idea es crear un multiespacio, flexible y que se renueve constantemente. El objetivo es salir a la calle para que la gente nos vea. Ofrecemos actividades para diferentes tipos de usurarios. Esto indica la pluralidad de objetivos y logros, y además abre espacios de encuentros.  Los martes tenemos el club de lectura para adultos. Los jueves están las veladas de música de Ana Gabino, con proyecciones de conciertos, balet y explicaciones de la profesora. Los viernes de cine ofrecemos películas que no están en los circuitos comerciales. Ese mismo día realizamos la hora del cuento destinado a los niños. Los primeros viernes de cada mes se inaugura una muestra de pintura en el ciclo de artes visuales. Ahora la que está es de Carlos Segovia. En general son artistas locales egresados de la escuela provincial de artes”.

Lucía explica que otra de las actividades inclusiva para los artistas es el salón murga. Es un espacio  abierto en donde los artistas pueden mostrar sus obras. En noviembre es el mes de los talleres y semanalmente los alumnos exponen sus trabajos. Durante el año se realiza el Centro Cultura de Noche y el Centro Cultural de Niños”.

El sostenimiento económico del Centro Cultural se hace con el aporte de los socios. Pero también cuenta con otros colaboradores. Juan declaró que “también contamos con un mínimo de contribución de la dirección provincial de Bibliotecas, de la Municipalidad y de las empresas, pero sin dudas la colaboración de los socios es muy importante. Cuando hacemos las refracciones de los espacios, los recursos económicos se obtienen de las convocatorias que ganamos. Estamos siempre en campaña de socios. Todas las actividades son abiertas a los que son y no son socios. Los beneficios de serlo es que se abona un valor reducido en los eventos”.