Merecido homenaje al «Pincho» Castellano

63

Pasaron ya 30 años de aquel primer título conseguido por Oscar Roberto Castellano en el Turismo Carretera, y por eso Lobería le brindó un merecido homenaje.

El periodista local Mariano Riviere, quien trabaja desde hace años en Campeones, fue quien motorizó la idea, cursando invitaciones a ex pilotos y realizando los videos junto al destacado equipo periodístico que integra.

El Cine Teatro Español lució repleto, al punto que mucha gente debió observar las alternativas del homenaje desde el hall de entrada o desde la vereda misma, donde se habían colocado pantallas.

La primera gran ovación de la noche la recibió Jonatan Castellano, quien ingresó a la sala como un espectador más.

Cuando la sala estaba completa, hizo su ingreso el reconocido periodista Carlos Alberto Legnani, histórico conductor de Campeones, acompañado por Riviere, dando la bienvenida a la gente e invitando a hacer su ingreso al gran homenajeado.

El teatro estalló en una ovación increíble, con todo el público de pie, para recibir a al “Pincho” Castellano, quien se mostró sumamente feliz.

A partir de allí, a través de charlas y videos, se realizó un recorrido por la carrera del piloto loberense.

A medida que avanzó la noche, se fueron sumando a la mesa. ex pilotos que compartieron distintos momentos con Castellano, como “Lalo” Ramos, “Tito” Urretavizcaya y el “Vasco” Oyhanart.

Además, varios reconocidos pilotos dejaron sus mensajes en videos.

Estuvieron presentes en la sala los hijos de Castellano, su esposa “Rosita”, sus nietos, demás familiares, amigos, el intendente Juan José Fioramonti y demás familiares.

Sobre el final, se sumaron al escenario todos los integrantes del equipo que 2l “Zorro” de Lobería tenía en aquel recordado 1.987.

En el cierre de la noche, Castellano se mostró emocionado, recordó a su madre fallecida recientemente, reconoció a su padre e hizo una mención especial para quien lo introdujo en el mundo del automovilismo; Enrique Castro.

Como “frutilla del postre”, afuera del teatro aguardaban dos autos históricos; la “Laucha” y la Dodge con la que fue campeón hace tres décadas. “Pincho” se subió a la cafetera y recorrió calles céntricas de la ciudad en compañía de su hermano Horacio.

Luego invitó al “Negro” Mansilla como acompañante y se subió a la “Naranja mecánica” para hacer delirar a sus fanáticos, que no pudieron evitar la emoción al ver en marcha a aquel histórico auto.

Fue una noche inolvidable tanto para Oscar “Pincho” Castellano como para todos los loberenses.