Matías Aranda-Gabriel Darroqüy: «Fue la alegría más grande que nos dio el fútbol»

749

 

Matías Aranda y Gabriel Darroqüy, son dos de los referentes con que cuenta Independiente de San Cayetano. Humildes, sacrificados, talentosos y líderes de un plantel que llevó al “Chimango” a dar la vuelta olímpica después de casi 20 años.

Tras una semana de festejos, ambos dialogaron con Sendero Regional sobre lo que significó para ellos lograr el título.

“Fue la alegría más grande que me dio el fútbol, porque además de salir campeón, en lo grupal tuvimos un gran año y personalmente fui de menor a mayor, superando un lesión en la rodilla que me marginó del Federal C y que me costó volver a jugar, pero gracias a Dios terminé en un buen nivel y saliendo campeón” comenzó contando Aranda.

En el mismo sentido, Darroqüy expresó que “he tenido muchos buenos momentos en el club, más que nada en este año, pero lo del domingo pasado fue algo increíble e inolvidable”.

 

-¿Qué significó para ustedes, como referentes, levantar esta copa?

M.A. “Significó mucho, fue muy lindo. Además de ser la primera vez que salí campeón, también fue la primera vez que fui capitán del equipo, la verdad que muy contento”.

G.D. “Para mí significó mucho, porque desde los 6 años estoy en el club y desde que estoy en Primera clasificamos muchas veces, hasta perdimos una final. Por suerte, esta vez se nos dio y en lo personal me saqué la espina de lo del año pasado, que me habían expulsado en la semifinal”.

 

-¿En qué momento notaron que el equipo estaba para ser campeón?

G.D. “Creo que durante todo el año el equipo estuvo muy unido y estaba para cosas importantes. Teníamos jugadores muy buenos, con ganas de dejar al club en lo más alto y era algo que me hacía sentir muy seguro y tranquilo  de que algo íbamos a lograr”.

M.A. “Coincido, el equipo estaba muy bien, llegamos con un muy buen nivel todos los jugadores, pero eso no te asegura que vas a salir campeón, seguramente lo merecíamos, pero había que dejarlo claro en las finales. Y por suerte lo pudimos lograr”.

 

-¿Cuál fue el secreto para mantener tanta regularidad jugando dos torneos a la vez?

G.D. “Como te decía, a regularidad se mantuvo gracias al buen grupo y la buena gente que teníamos. Nadie se caía, nos ayudábamos mutuamente para que nadie se bajoneee y sigamos entrenando todos a la par”.

M.A. “En las semifinales de vuelta, contra Villa Del Parque, noté que si no aflojábamos en lo último, iba a ser muy difícil que se nos escape. Noté un equipo que era agresivo, que intentaba jujar al fútbol y que en lo físico sacaba ventaja del resto de los equipos”.

 

-Hicieron una campaña brillante en el Federal B y se quedaron afuera luchando hasta el final. ¿Hablaron mucho para que eso no afectara al grupo pensando en la definición del torneo local?

M.A. “Obviamente que fue duro el quedar afuera después del partido que se había jugado contra Ferro de Olavarría, donde fuimos ampliamente superiores. Sí, se habló para que no nos afecte, pero también el grupo estaba fuerte y quería revancha. Teníaamos algo muy lindo por luchar”.

G.D. “Creo que casi no tuvimos tiempo de caernos, porque jugamos un miércoles y ya el domingo jugábamos contra Villa por la vuelta de las semis, pero un poco afectó en el grupo, porque sabíamos que el equipo estaba para más,  pero bueno, es fútbol y no se nos dio. Nos apoyamos y tratamos de trabajar en los días que quedaban de la semana pensando en lo que se venía”.

 

-Al jugar paralelamente el Federal B y el torneo local, el equipo iba cambiando mucho las formaciones. ¿Cómo lograron que no se resintiera el funcionamiento?

M.A. “Creo que la clave fue que todos estaban comprometidos con este proyecto, no era sólo el equipo, era el grupo, cuando salía uno y entraba otro jugador, no se notaba el cambio, el que entraba rendía igual del que estaba jugando. También fue muy importante la tarea del cuerpo técnico, ya que el manejar 30 jugadores es muy difícil y lo hicieron muy bien”.

G.D. “El equipo estaba bien anímicamente, se daban los resultados y se laburaba bien en la semana. Todos trabajábamos a la par, por eso quizás no se notaba la diferencia del que salía o entraba, todos estábamos a la misma altura”-

 

-Ámbos fueron muy respaldados por el técnico, ya que jugaron mucho en los dos torneos. ¿Qué nos pueden decir de Damián García?

G.D. “Lo de Damián y su grupo de trabajo, “Gonza”, Diego y Lucas, es algo increíble, formaron un grupo increíble hasta el final de campeonato, con buena gente, que es lo más importante y buenos jugadores La verdad, es un gusto laburar con ellos, se aprende mucho, son enfermos por el fútbol, están en cada detalle, ven cosas que uno dentro de la cancha no ve, algo increíble”.

M.A. “Damián es un gran técnico y también muy buena persona. Es un tipo que se interesa además de lo futbolístico, con lo humano del jugador y eso se valora mucho. A mí me dio un gran respaldo y confianza, y le voy a estar siempre agradecido. También me dio la cinta de capitán,  que en realidad creo que había jugadores como Gabriel (Darroqüy), Smoulenar o Espende, por nombrar sólo a algunos, que también tranquilamente la podrían haber usado. Uno trató de darle el respeto que se merece la cinta dentro de la cancha y por suerte lo hice bien”.

 

-Si tuvieran que elegir, ¿quién creen que fue la figura del campeón?

M.A. “Claramente fue Santiago Giuntini, creo que le dio un salto de calidad al equipo y a la Liga. Además de der un fenómeno con la pelota, es un fenómeno como persona”.

G.D. “Hubo muchos jugadores importantes, pero el grupo creo que fue lo más importante, se mantuvo siempre unido a pesar de algún partido perdido o algo, y se laburó siempre en un buen clima de trabajo, cuando había que trabajar se trabajaba y cuando se podía joder todos jodíamos como si nos conociéramos de toda la vida”.

 

-¿Eran un plantel con cábalas? Cuéntenme si tenían cábalas grupales y personales.

M.A. “Alguna que otra teníamos. Por decirte alguna, cuando nos cambiábamos en el vestuario, siempre escuchábamos la misma música. En lo personal, antes de ir a la cancha escuchaba música también y siempre los mismos temas jaja”.

G.D. “Yo usaba unos zoquetes debajo de las medias largas y en la segunda fecha se me rompió una  y siempre usé el augerito en la misma pierna jaja. Parece una pavada, pero lo mantuve casi siempre”.

 

-¿A quién le quieren dedicar este título?

G.D. “A mis viejos, que me bancaron siempre, cuando llegaba mal o pasaba algo, siempre me apoyaban, a los compañeros del laburo y a mis patrones, que cada vez que entrenaba temprano, me bancaban. Y obviamente a todos los jugadores que hicieron todo el sacrifico de estar presente cuando se los precisaba”.

M.A. “Bueno, a toda la gente de Independiente, que disfrute el campeonato que hace rato no se les daba. En lo personal a mis viejos, a mi hermana, a mis suegros y en especial a mi novia, que es la que fue mi sosten en los momentos malos”.