Los agrónomos 2.0: Cambios que impulso el nuevo contexto y que marcarán nuevas formas de trabajo en el sector.

69

La pandemia tiene en vilo al mundo y, propone nuevas formas para desarrollar las distintas actividades de cada sector. El mundo del agro no queda exento y nuevas formas de trabajo se incorporan en las empresas del sector. El cambio de las rutinas y el apoyo en nuevas tecnologías disponibles para el relevamiento de datos y análisis de diferentes situaciones son un sello que seguramente quede para el futuro. En ese sentido la pandemia acelero un cambio que ya se venía dando en el agro.

Para los que veníamos más acostumbrados al trabajo de escritorio, digamos que no nos cambió tanto, para aquellos de andar el lote todos los días, el marco les propone investigar nuevas formas de hacer las cosas. En estas nuevas formas, se gana y se pierde como todo, pero nos desafía a ser más eficientes en el uso del tiempo y criteriosos a la hora de analizar datos. Los procesos estandarizados son claves en este cambio.

No implica, no ir al lote, pero si nos propone hacerlo con un criterio distinto y un punto de llegada a la tranquera con otra valoración de la información disponible. El sector, en general, está muy acostumbrado al contacto humano día a día, hoy eso cambio y las plataformas de videoconferencia, se han vuelto nuestras salas de reuniones, donde exponemos y tomamos las decisiones de las empresas. El  ingeniero agronomo, Guillermo Indaco, Vocal CIAFBA Región Sudeste, respondió algunas preguntas sobre la situación actual para los profesionales de la agronomia.

¿Cuáles son los Desafíos para adelante en este sentido?

Desde la profesión, sin dudas el desafío más grande, para mí, pasa por la formación como profesionales. Los agrónomos requerirán entender nuevas tecnologías, trabajar en un ecosistema distinto en una abierta vinculación con otros sectores y otros “idiomas” a los que hoy no estamos habituados. Los emprendimientos AgTech son una buena muestra de ello, donde agrónomos, Tecnólogos, Programadores y otros profesionales deben entenderse y trabajar en equipo para llegar al desarrollo de nuevas soluciones

Desde el sector, el desafío pasa por colaborar para que la tecnología disponible y la que vendrá pueda bajar en forma efectiva y a un costo razonable para que el productor pueda tomarlas. Seguramente hagan falta políticas y crédito en ese sentido. Además de comunicar y demostrar los beneficios de las nuevas tecnologías.

Este escenario, nos propone un futuro en el que seguramente el sector encontrará un nuevo equilibrio entre el uso de la tecnología y la forma de vincularse con el resto de la sociedad en su conjunto. Habrá que repensar la forma de hacer agricultura en el futuro, que es hoy.

¿Cómo se adaptó el Colegio de Ingenieros Agrónomos en este contexto?

El colegio está formado por 4 regiones con sus respectivas comisiones directivas por cada zona y una comisión directiva provincial. En principio, todas las reuniones mensuales tuvieron que ser rediseñadas y aprender a convivir con lo virtual. Algo que ya es un hecho y que nos ha dado la oportunidad de ser más ordenados y eficientes en el uso del tiempo.

También tuvimos que implementar cambios en los trámites formales de matriculación y visado, los cuales se pueden hacer 100% a distancia y de manera digital.

Nos llevó dentro de algunas comisiones específicas de trabajo a replantear los objetivos y repensar en tema de capacitaciones y digitalización junto a las universidades y entidades del sector.

¿Algo que quieras agregar?

Dejame saludar a los todos los colegas que esta semana tuvieron su día, en conmemoración del día del Ingeniero Agrónomo e invitar a aquellos que todavía no se han acercado al CIAFBA a hacerlo. Hoy el colegio cuenta con alrededor de 2.500 matriculados a nivel provincial y es una entidad abierta con mucha voluntad para escuchar y trabajar en pos de jerarquizar la profesión y el compromiso con la sociedad en su conjunto.

El CIAFBA tiene la obligación de velar por el ejercicio legal profesional, tiene entre muchas otras obligaciones controlar las matrículas de sus profesionales y cuidar los derechos de estos sobre aquellos que ejercen ilegalmente sin matrícula. Hoy día son muchas las actividades propias de la profesión y veremos en el futuro sumarse todavía algunas más, que hoy no están reguladas como actividades profesionalizadas pero el CIAFBA está trabajando en ello y ordenando estas mismas para garantizar a la sociedad la intervención de un profesional formado y únicamente capacitado para certificar dichas actividades.