El sueño de la casa propia

272

Pocas cosas son tan importantes para una familia como el hecho de poder acceder a una vivienda propia.

Desde hace muchos años, el sueño de llegar a comprar o construir una casa, parece casi utópico, por los valores que tiene cualquier inmueble e incluso un terreno, en relación con la generación de ingresos reales por parte de las familias.

Poder edificar a su gusto o adquirir una vivienda, dada la situación económica en la que atraviesa el país y su lenta recuperación parece un imposible.

En ese sentido, el Procrear fue un programa con buenos resultados y permitió a muchísimas familias a lo largo del país, poder construir su vivienda. Nuevos planes de financiación con novedosos sistemas (U.V.A.) que en principio parecen atractivos, canalizados a través de los bancos y que parecen dar solución a este anhelo de las familias.

Ante esta realidad, podemos afirmar que una amplia mayoría de la población, queda condenada a alquilar, anotarse en un listado y aguardar a ser beneficiado con alguna vivienda construida por el Estado, ya sea municipal como provincial o nacional.

Este simple análisis, nos sirve para magnificar la importancia que tienen los planes de viviendas que se están llevando a cabo en Lobería y San Cayetano, sobre los cuales informamos en nuestra pasada edición.

En el caso de Lobería, en las últimas semanas, se reiniciaron las obras en 90 viviendas pertenecientes al Plan “Techo Digno”, pertenecientes a la Subsecretaría de Obras Públicas de la Nación, que se habían comenzado en la anterior gestión y que se retomaron el año pasado tras el pago de una deuda que el municipio sostenía con la empresa. Tras una readecuación del precio del metro cuadrado, la empresa volvió a trabajar. Por otra parte, en la misma zona de la ciudad y con fondos provinciales de infraestructura y por administración municipal, se están llevando a cabo dos viviendas en Tamangueyú, dos en San Manuel y seis más en la ciudad cabecera, a las que se sumarán veinte más que el jefe comunal gestionó ante el gobierno provincial.

Por su parte, en San Cayetano se estará dando continuidad al Barrio Luz y Fuerza, que contempla la construcción de 40 soluciones habitacionales, una vez que se firme un nuevo convenio con el Sindicato Luz y Fuerza, lo que permitirá que el gobierno provincial comience a girar los fondos correspondientes.

En otro orden de cosas, el intendente Miguel Gargaglione, ya cumplió con entregar la documentación necesaria, que permitirá el comienzo de la construcción de 15 viviendas sociales, que serán financiadas por la Dirección Nacional de Vivienda Social.

Vale destacar que estas obras se suman a las 26 viviendas del “Techo Digno”, que tienen un 85 por ciento de avance de obra, y a la tercera etapa del Plan Centenario, que contempla la construcción de 20 viviendas, las cuales están construidas en un 56 por ciento.

Paralelamente, en Lobería y San Cayetano se están llevando a cabo obras públicas de importancia, como ser pavimentación urbana, recambio de luminarias o construcciones en los nosocomios de ambas localidades, pero en este caso quisimos destacar el avance de planes de viviendas, que darán una gran solución a cientos de familias de estas dos ciudades.

 

CARLOS LABORANTI. Director Ejecutivo