Carnavales 2018: Miles de personas disfrutan de los corsos loberenses

63

A pesar de las noches frías, el pueblo se volcó masivamente a las calles céntricas de la ciudad, para disfrutar de los corsos loberenses, con todo el colorido, bailes y ritmos que propusieron las distintas comparsas de Lobería y la zona, mientras que los más chicos y, en menor medida los grandes también, se divirtieron de lo lindo jugando con espuma.

Todo el trabajo realizado a lo largo del año, con ensayos y confección de trajes, se vio reflejado en la gran evolución que mostraron las distintas comparsas; “Papelitos”, “Arlequines”, “A todo ritmo” y “Todos Juntos” de Tamangueyú, que además presentó una carroza gigante en la que desfiló cada noche su reina.

También se presentó una comparsa invitada, de Mechongué, y está previsto al cierre de esta edición, la presentación de la murga “Ritmo de pueblo” de San Manuel.

Además de las comparsas, también desfilaron distintas carrozas, destacándose “El castillo de la Princesita Sofía”, confeccionada por Juan Carlos Brigatti, quien como todos los años desfila junto a sus nietos.

Además, se hicieron presentes varios disfraces individuales y una de las grandes atracciones, que fue el Rey Momo, que desfiló cada noche junto a quienes lo confeccionaron; los integrantes de la Asociación Amigos de los Niños.

Cada noche, hubo un cierre musical, a cargo de Sensación Tropical, Los Franciscos y La Mezcla, que supieron generar un verdadero baile al aire libre.

Una vez más, quedó demostrado que los corsos, son la fiesta popular más convocante de Lobería, donde se encuentran y disfrutan vecinos de todos los barrios, sin importar sexo, edad ni clase social.