Asociación Mutual Dan: 90 años de historia y trabajo en el ámbito rural

68

Asociación Mutual Dan cumple 90 años de historia y de trabajo constante junto a los productores agropecuarios. La mutual nació en septiembre de 1927, gracias a la iniciativa de colonos daneses radicados en la región, que se unieron para responder a la necesidad de soportar los daños que ocasionaba el granizo en sus sembrados, recreando lo que en su país de origen es un sistema muy usual.

Mariela Dominguez, responsable comercial de Mutual Dan, para la zona contó cómo surgió esta organización. “Cuatro familias de la zona de Coronel Dorrego, tomaron una caja de zapatos y pusieron dinero allí . La familia que esa campaña se viera afectada por granizo en sus cultivos, retiraría de allí lo que precisaba y al finalizar la temporada, el remanente se distribuía en partes iguales entre todos”, explica.

Esa organización informal, luego se constituyó como asociación mutual el 1 de abril de 1932, entidad continuadora de Asociación Dan que funcionó como sociedad de hecho desde el mes de septiembre de 1927.  Manteniendo lo valores que le dieron Origen: Ayuda Mutua, Solidaridad, Protección, igualdad.

Actualmente la aseguradora trabaja con más de  200.000 hectáreas en el sudeste de la provincia de Buenos Aires. El nodo central está en Tres Arroyos, Dorrego y localidades vecinas. “Estamos trabajando físicamente en localidades donde nos solicitaron acercar nuestro sistema Mutual. Balcarce, Lobería, Otamendi, Olavarría y Azul son ejemplo de ello. Para esta asamblea de 90 aniversario, nos acompañaron miembros de las Sociedades Rurales para celebrar con nosotros este trabajo en conjunto.” Dice Mariela.

En este sentido, acercarnos a Lobería era una materia pendiente con los productores de la zona, por lo que este año  ya contamos con una oficina.

La mutual tiene como principal objetivo brindar la cobertura de granizo y otros riesgo agrícolas, pero también trabajan a diario para cubrir las necesidades que los Asociados solicitan: el desarrollo de nuevas coberturas, la Cooperativa de Créditos y la Agencia de seguros generales, para nombrar algunas de las iniciativas que trajeron los mismos y hoy están en funcionamiento.

Manteniendo el principio rector que le dio origen,  “Al final de la campaña, los excedentes son devueltos a los productores de tres maneras distintas: Una reducción directa en la prima a pagar,( de esta manera el productor solo paga “el costo del sistema” no “un precio”, dado que es una entidad  sin fines de lucro, brindando herramientas tecnológicas y conocimientos que nos piden los Productores según cada localidad ,  como es el monitoreo satelital de los cultivos y  capacitaciones técnicas en diversas materias como Clima y economía entre otros.”, explica la responsable comercial.  Finalmente se devuelve a las localidades donde pertenece el productor a través del programa  “Medio Quintal para Compartir”. “Se  cuentan las solicitudes de cobertura de granizo que se hicieron en las mismas y eso se traduce al valor de  medio quintal de trigo para determinar el dinero que será donado a  la localidad.

Gracias a esto, el productor y la localidad donde vive se ve beneficiada por contratar los servicios de la Mutual Dan “Ayudamos a ayudar”, cuenta Mariela.

Los asociados cuentan con la tranquilidad de confiar  sus bienes a una entidad sólida, que ya cuenta con 90 años de trayectoria en la prestación de servicios.

“Trabajamos en contacto directo con el Productor para asegurarnos un canal de comunicación directo, conociendo las necesidades que lo aquejan y pudiendo en muchos casos dar respuesta a su vez que el canal directo permite una estructura de costos baja. Esto es importante porque cada asociado es verdadero dueño de la Mutual y es a quien rendimos cuentas de nuestra gestión. El Asociado es el que nos indica si el camino es el correcto finalmente”.concluye Dominguez.