Altuna, Castellano y Teti ponen a Lobería en lo más alto

114

 

Justamente cuando en Lobería se realizó un merecido homenaje al “Pincho” Oscar Castellano, a 30 años del primer título conseguido en el Turismo Carretera, nuestra ciudad vuelve a tener la expectativa de volver a tener un campeón del orden nacional.

Mariano Altuna y Jonatan Castellano, el propio hijo del “Pincho”, llegan al cierre del año con posibilidades de coronarse campeones.

El “Monito”, que el año pasado fue “despojado” del título que ganó en la última curva por una maniobra que únicamente los comisarios deportivos consideraron que estuvo fuera de los límites reglamentarios, buscará la revancha.

Después de haber sido líder del campeonato del Top Race V6 prácticamente a lo largo de todo el año, llega a la última fecha con 6 unidades de ventaja por sobre Agustín Canapino, justamente con quien tuvo aquel recordado mano a mano en el cierre de la pasada temporada.

No hay dudas que, después de la brillante carrera que ha edificado, con victorias en tres de las principales categorías, como el TC, el Top Race y el Súper TC 2.000 y con dos subcampeonatos en su haber, sería más que merecido y justo que Mariano pueda consagrarse campeón a nivel nacional.

También el domingo próximo,  “Pinchito” buscará dar el zarpazo y quedarse con el título en la Clase 3 del Turismo Nacional. El loberense es el más ganador de la temporada y de no haber sufrido varios abandonos cuando lideraba las carreras, no sólo hubiese tenido más triunfos, sino que estaría con grandes posibilidades de campeonar. Es verdad, ahora necesita sumar muchos puntos en la carrera final y esperar que Werner y Moriatis tengan una suma prácticamente nula, pero lo cierto es que el loberense  se ganó con creces el derecho a pelear por el “1” hasta la última carrera.

Como si esto no fuese suficiente, Jonatan también es gran protagonista en el Turismo Carretera, donde este año volvió a ganar y a meterse entre los 12 pilotos que disputan la Copa de Oro, aunque ya no cuenta con posibilidades de lograr el título.

Por su parte, sin la posibilidad de consagrarse campeón, Jerónimo Teti ha sabido ganarse un lugar protagónico en la Clase 3 del TN.

Sin ser un piloto profesional, logró subirse al podio en esta temporada y meterse entre los 10 mejores del campeonato.

Han pasado 30 años de aquel inolvidable primer campeonato del “Pincho” Castellano y 25 de su retiro, pero el nombre de Lobería sigue bien presente en el automovilismo nacional.

Faltan pocos días para que llegue la hora de la verdad, en la que dejarán todo para poder gritar “campeones” y pintar el “1” en sus laterales el año próximo, aunque sea cual sea el resultado final, para los loberenses ya son verdaderos ganadores.