Un mensaje de concientización por la lucha contra el cáncer de mama

336

El cáncer es una enfermedad causada por la multiplicación anormal de las células de la mama que forman un tumor maligno. Si bien afecta mayoritariamente a mujeres entre 50 y 70 años de edad, en todo el mundo se observa una tendencia creciente a desarrollar la patología antes de los 40 años.

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer occidental y la principal causa de muerte por cáncer en la mujer. Por este motivo, durante todo el mes de octubre se realizan en todas partes del mundo actividades de concientización y prevención de esta enfermedad.

Marcela García Loyoy es una artista reconocida de la ciudad de Necochea y  fue operada de cáncer de mama y ganglios.

Decidió hacer un registro fotográfico junto a distintos profesionales de la fotografía para generar conciencia en la población. “Si vemos por la calle un hombre pelado, creemos que es una persona atractiva. En cambio, si vemos a una mujer pelada, en seguida es asociada a un enfermedad”, cuenta la artista.

El pasado fin de semana, Marcela se reunió con amigos que  algunos decidieron pelarse para acompañarla en la lucha por la concientización de la enfermedad en la Carpa Cultural del Parque Miguel Lillo. “Busco que las personas tomen conciencia porque a todos nos puede tocar. En el mes de noviembre no tenía nada y en marzo  me descubrieron el cáncer. Soy actriz y Contadora de cuentos y paradójicamente cuando me encontraron la enfermedad me quedé sin palabras, por eso me pareció significativo dejar un registro a través de las fotos”, explica la artista.

La enfermedad llega sin avisar por eso es importantísimo que las mujeres se realicen   los estudios y controles correspondientes  como les indica el médico especialista, son ellos los que deben leer y analizar los resultados de los mismos. “Es muy importante estar acompañado por nuestro entorno. A veces no hay que decir nada, solo acompañar. Lo que transito en este momento es intransferible. Por esto, es sustancial el respeto de la mirada hacia el otro porque haciendo el “aguante” es donde sanamos”, concluye Marcela.

La celebración durante todo octubre del Mes de la sensibilización contra el Cáncer de Mama vuelve a recordarnos que nuestro compromiso con la lucha para reducir los estragos del cáncer de mama no concede tregua. Es necesario que las mujeres, las sociedades y los países pongan todas sus capacidades en tensión para hacer retroceder unas estadísticas de prevalencia que demuestran hasta dónde el cáncer de mama es una amenaza para las mujeres.

Por Andrea Molina