Tres loberenses fueron condenados a tres años de prisión, aunque cumplirán la pena en libertad

218
Los hermanos Toledo, de pie, detrás de sus abogados defensores, que permanecen sentados.

Este martes se conoció el veredicto del juicio que se seguía a los hermanos Germán, Rosana y Sandra Toledo, que fueron encontrados culpables del robo perpetrado dos años atrás a la señora Mabel Roldán.
Según se supo, el aporte de las cámaras de seguridad municipales y algunas privadas, resultó clave para la condena de tres años de prisión para los tres vecinos de Tamangueyú, que determinó el juez necochense, Mario Juliano.
Vale decir que la pena será de ejecución condicional, por lo que los hermanos la cumplirán en libertad.

El hecho
En noviembre de 2016, la señora Roldán fue sorprendida en el frente de su domicilio, ubicado en calle Urquiza al 52, por dos individuos, que tras golpearla, la introducieron a su domicilio y la ataron con trapos, robándole su billetera, dinero en efectivo y alhajas.
El juez Juliano, afirmó que en las cámaras de seguridad, se puede observar una secuencia producida el día del hecho, en la que participa un vehículo Volkswagen Bora, color gris, con vidrios polarizados, perteneciente a la familia Toledo, una familia de las características descriptas por los testigos, una menor de edad, otra mujer adulta y un hombre. El juez indicó que esa es la prueba que acredita la participación en el hecho de Sandra y Rosana Toledo.
Con respecto a Germán Toledo, dos testigos declararon que ese día se encontraba trabajando en un campo de Ayacucho, aunque el juez expresó que “me resulta poco plausible que habiendo pasado dos años, pueda recordarse con tanta precisión un hecho que no tiene ninguna característica singular”, dando por acreditado los testimonios de dos policías que lo identificaron a través de las cámaras de seguridad por conocerlo con anterioridad.
Vale recordar que a las pruebas aportadas por las cámaras de seguridad, se le sumaron las declararciones de dos testigos, que vieron a una mujer merodeando la casa de la víctima.
Respecto de los tres hermanos, expresaron ser inocentes, negando rotundamente haber participado del hecho. Germán Toledo había afirmado que “estos dos años han sido un calvario” y reiteró que ese día se encontraba trabajando en el campo.
En los alegatos, la fiscal Silvia Gabriele, había afirmado que estaba debidamente acreditado tanto el hecho como la autoría de los hermanos, solicitando una pena de 4 años de prisión de efectivo cumplimiento.
La abogada María Florencia Alaniz, defensora de Germán Toledo, había solicitado la absolución de su cliente, afirmando que no se había podido acreditar que el acusado había participado del hecho.
Por su parte, el abogado Carlos Lamberti, defensor de las hermanas Rosana y Sandra Toledo, también había pedido la absolución de sus defendidas, sosteniendo que ambas eran inocentes.

Fuente: TSN