Servicios públicos a precios equitativos

472

Ya llevamos más de dos décadas de no encontrar una situación que equilibre los valores de producción de los servicios públicos, tanto de gas, agua y luz y un precio justo para los consumidores. El precio a pagar por dicha contraprestación ha hecho que se vuelva totalmente inequitativo. Por esta razón, se vuelve imprescindible buscar caminos alternativos para que la producción sea eficiente y que no se deje de invertir en empresas que ofrecen este tipo de servicios. Es necesario, también, pensar en una matriz con segmentación geográfica y considerar los niveles de ingresos de los hogares que adquieren estos servicios.
Necochea, Mar del Plata y varias ciudades del sudeste bonaerense sufren en los meses más fríos del año temperaturas medias bajas que están cerca de los cero grados centígrados, con mínimas que -de acuerdo a datos oficiales del Servicio Meteorológico Nacional- se encuentran por debajo del punto de congelación. Sin embargo, lejos está de considerarse a nuestra ciudad y al sudoeste bonaerense como una zona fría, y mucho menos brindarle algún beneficio al respecto, es decir, una tarifa especial para el servicio de provisión de gas.
Hace unos meses, legisladores, intendentes y dirigentes políticos dieron su beneplácito al proyecto de ley de Zonas Frías que propone la disminución de las tarifas de gas en municipios de las provincias de Buenos Aires, Mendoza, San Juan, San Luis y Salta. La iniciativa presentada por el Frente de Todos obtuvo el respaldo de otras bancadas como Consenso Federal, Córdoba Federal, el Frente de la Concordia de Misiones, Justicialista y Unidad Federal para el Desarrollo, además del de algunos integrantes de Juntos por el Cambio. Así, la iniciativa fue aprobada por la mayoría y solo unos pocos se manifestaron en contra. El debate demandó casi cinco horas por la numerosa cantidad de diputados que se anotaron para exponer.
Los residentes de las zonas contempladas en el proyecto aprobado, que registran temperaturas muy bajas durante el invierno tendrán una disminución de entre 30% y 50% en las facturas de gas, de acuerdo a la situación económica de cada sector, según uno de los artículos de la iniciativa.
La norma reducirá en las zonas comprendidas las tarifas de gas en alrededor de 50 por ciento a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo, de pensiones no contributivas y jubilados -hasta 4 salarios mínimos-, del monotributo social, usuarios que perciben seguro de desempleo y empleados de casas particulares. También podrán tener este beneficio quienes estén exentos en el pago de ABL o tributos locales de igual naturaleza o los que tengan una pensión vitalicia como veteranos de Guerra del Atlántico Sur
Sin dudas, este tipo de medidas es un acto de justicia y una respuesta a un reclamo histórico de zonas como Necochea y los alrededores. Gracias a esta medida finalmente se establecerá un cuadro tarifario acorde a la situación geográfica y climática de nuestra ciudad y de la región. También, se deberá considerar los ingresos de las familias que menos poder adquisitivo tienen. Es decir, será importante considerar las tarifas de acuerdo a la segmentación por nivel de ingreso.
No es justo que los hogares fueran penalizados con tarifas más caras por tener que hacer un uso más intensivo y prolongado del servicio. Esta medida reparará una situación de injusticia y generará un alivio para el bolsillo de muchas familias que necesitan que el Estado no sea indiferente frente a sus necesidades.

Por Carlos Laboranti – Director Ejecutivo