Santiago Batalla: «El agua siempre es bienvenida y nos va a permitir recuperar un poco los cultivos, aunque en general ya tenemos afectados un 30 por ciento del rinde potencial»

238

La importante sequía que sufrió toda nuestra región, se vio interrumpida en los últimos días con algunas lluvias, las cuales eran esperadas con ansias por todo el sector agropecuario.

El ingeniero agrónomo Santiago Batalla, de la firma FOLILAGRO S.A., es una voz autorizada para hablar al respecto, por eso lo convocamos desde Sendero Regional.

En principio, el profesional contó que «realmente veníamos con una sequía muy importante en general para todos los cultivos de gruesa. Veníamos con un octubre, noviembre y diciembre con lluvias muy por debajo del promedio histórico, entonces veníamos arrastrando una sequía de la primavera y que se empezó a acentuar en el verano, con un enero con altísimas temperaturas, algunas de ellas récord. El otro día, el ingeniero Daniel Boldrini nos confirmó que el viernes 14 de enero se dio la temperatura máxima histórica del Partido de Lobería, que fue 42,9º y justamente esos tres días (jueves, viernes y sábado), hicieron un soplete en todos los cultivos que los terminó afectando muy fuertemente, principalmente a los maíces de primera. Todas las siembras tempranas de octubre en todo el distrito de Lobería se vieron muy perjudicadas. Habrá que ver más adelante cómo termina, pero creo que hay afectaciones de entre el 30 y el 40 por ciento del rinde potencial, y en algunos casos de hasta el 50 por ciento».

Batalla explicó que «lo mismo sucede con los girasoles, los cuales en zonas del Partido de Lobería donde los suelos tienen presencia de tosca y hay menos recarga de agua, hay rindes potenciales que se han visto afectados en un 50 por ciento seguro. En zonas más profundas la afectación del rinde potencial de esos girasoles sembrados tempranos, en octubre, será de un 30 o 40 por ciento».

El ingeniero sostuvo que «en cuanto a las siembras más tardías, que se dan a mediados y fines de noviembre, los maíces y girasoles tal vez se vieron menos afectados, es lo que estamos viendo. En cuanto a las sojas de primera, que este año hay muy poca superficie de soja de primera, no se vieron afectados tanto por la seca».

El profesional explicó luego que «la sequía hizo que las sojas de segunda tuviera nacimientos muy dispares y muchas se murieron con la seca, lo mismo que maíces de segunda, que se vieron muy afectados».

Consultado acerca de la importancia de las lluvias caídas en los últimos días, manifestó que «el agua siempre es bienvenida, la estábamos esperando con muchas ganas y eso nos va a permitir recuperar un poco los cultivos, aunque vamos a ver cómo son de parejas las lluvias en la zona. Creo que nos van a permitir más que nada a todos los cultivos tardíos, recuperar algo el potencial que se esperaba, aunque ya se hayan visto afectados. También van a venir muy bien para todo lo que es la siembra de soja de segunda y maíces de segunda, que le van a ayudar a recomponer su potencial».

Por último, Santiago Batalla resumió: «Este año va a ser muy complicado porque vamos a ver muy afectados los rindes de maíces, girasoles y soja, que yo creo que en general ya tenemos afectados un 30 por ciento del rinde potencial, que termina afectando no solamente al productor, sino a todo la cadena de valor que está asociada a los granos, menos viajes de camiones, menos gastos generales, por lo que lamentablemente la sequía dañó y mucho».