San Manuel: El olvido no los venció

1542

 

Eduardo Gutiérrez fue quien inició en 1879 la novela policial argentina y,  probablemente jamás imaginó el alcance de su obra pródiga de personajes marginales, algunos de las cuales permanecen vigentes en el imaginario colectivo; Juan Moreira y el  Tigre del Quequén, entre otros.

Tal es el caso de Pedro y Julio Barrientos,  gauchos fugitivos y de amores desventurados, que cobraron gran popularidad a través de sus folletines.

Actualmente la historia de los míticos Barrientos y de la Sierra de Ramírez,  su escondite predilecto, se ha revitalizado de la mano de los alumnos de la Escuela Secundaria Nº 3 de San Manuel, de la profesora Andrea Ríos Díaz y  del Museo Histórico “La Lobería Grande”.

En el mismo sentido, han rescatado del olvido la historia de Nemesio Méndez, linyera del pago que antes de iniciarse en la vida de croto había sido tenedor de libros, pero que enloqueció (algunos dicen que por estudiar, otros por el juego)  y cuya  residencia fija  se ubicó debajo del paso a nivel de la entrada del pueblo.

Ha pasado más de un siglo desde que los famosos bandidos dieran tanto que hablar, de temer y aun de amar, y de que sus aventuras emocionaran a lectores que involucraban a todos los sectores.

Para los festejos del centenario de la fundación del partido, las andanzas de los Barrientos, repetidas hasta el cansancio, quizá ya aburrían a todos en el pago.

Los pobladores encontraron entonces en Nemesio Méndez,  adornado con latas, cables, alambres y arandelas, tal si fueran metales preciosos, un personaje que nada tenía que ver con el mundo  literario de Gutiérrez.

Pedro, Julio y Nemesio fueron, y son, protagonistas indiscutidos de la historia de San Manuel. Sus vidas en tamaño escenario, la Sierra de Ramírez y la  estación ferroviaria respectivamente,  dan cuenta de que patrimonio tangible o inmaterial  no pueden disociarse.

Este grupo de la Escuela Secundaria Nº 3 que inició la recuperación de  parte de la  historia local, en el marco de un Congreso Internacional sobre patrimonio rural  en 2015 y aún continúa trabajando,  se alzó con el premio mayor de la Feria Regional de Ciencias 2017 pasando a la instancia provincial. La Secundaria Nº 3 y el Museo Histórico “La Lobería Grande”, pueden afirmar que a San Manuel, sus locos y bandidos, el olvido no los venció.

Por Eliana Noelia Segovia. Museóloga del Museo Histórico “La Lobería Grande”.