Paz y reflexión en Semana Santa

191

El pasado fin de semana celebramos en el mundo la Semana Santa.

Fueron momentos de gran actividad para los católicos, en los que se conmemora la pasión, la muerte y la resurrección de Jesús.

Arranca justo siete días antes del domingo de Pascuas, fecha de la resurrección de Jesús, con el domingo de Ramos, que recuerda el momento en que el hijo de Dios entró triunfante aunque humilde a Nazareth, ciudad que estaba repleta de peregrinos que lo rodearon con ramos de olivos en las manos, entre cánticos y exclamaciones, lo acompañaron hacia el ingreso y lo siguieron llenos de fe.

Sin lugar a dudas, son días de profunda reflexión, donde la gente también acostumbra a reunirse y pasar gratos momentos, que deben aprovecharse para fomentar la unidad de los lazos familiares.

Es de esperar que estos días, hayan servido para generar mayor acercamiento con nuestros seres queridos y que nos haya llevado a perdonar a aquellos con los que estábamos distanciados.

En épocas tan difíciles para nuestro país, que sufre una división muy grande de la cuál hemos hablado tantas veces, nos parece muy importante poder detenernos por un instante, reflexionar, mirar nuestro interior, aceptar nuestros errores, perdonar y entender que nadie es dueño de la verdad. De la misma manera que pedimos que consideren nuestro pensamiento, aprendamos a respetar el de los demás. Debatamos, expresemos y compartamos posiciones, pero siempre en un marco de tolerancia.

Es por eso que deseo profundamente que en esta Semana Santa, haya aflorado el sentimiento de amor y que el mismo, haya prevalecido por sobre el odio.

Pero también es verdad que más allá de la reflexión, la mencionada festividad religiosa, también moviliza a la gente a viajar para disfrutar de unos días de descanso.

Y en ese sentido, como todos los años, Tandil fue uno de los destinos más convocantes de la Provincia de Buenos Aires para celebrar la Semana Santa. La cercanía de las localidades a las que llega Sendero Regional, permite que muchos vecinos puedan llegarse hasta esa bella ciudad, sin grandes erogaciones económicas, y disfrutar, entre otras atracciones, del Monte Calvario, que es el tercero en importancia a nivel mundial, rezando al pie de la imponente escultura de Cristo en la cruz, con sus 22 metros de alto, o realizando el Vía Crucis, pasando por cada una de sus estaciones.

Otra de las grandes atracciones es la puesta en escena de “Nazareno, el hombre”, que desde hace décadas se lleva a cabo en el anfiteatro municipal “Martín Fierro”, en el cual se narra la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Pero más allá de la propuesta de Tandil, las comunidades parroquiales de las localidades a las que llega nuestro semanario, también tuvieron su actividad, con las celebraciones de misas y la realización de procesiones.

Lamentablemente, las últimas tormentas que afectaron toda nuestra región, complicaron los accesos a varias localidades  y obligaron a la suspensión de actividades que fomentaban el turismo religioso, como ser el Vía Crucis Viviente, que estaba previsto realizarse en San Manuel y que debió ser reprogramado, o el Vía Crucis Ribereño, que cada año atrae a miles de fieles y que organiza la Asociación Amigos de Las Cascadas con la colaboración y el apoyo del Ente Necochea de Turismo.

Pero más allá del merecido descanso que se tomaron quienes pudieron viajar y del innegable movimiento económico que genera el turismo, nos parece importante reiterar el deseo de que estas Pascuas hayan servido para generar paz, amor y unidad entre todos.

 

Carlos Laboranti

Director Ejecutivo