Pasaron las elecciones y llegan los aumentos

49

Pasadas las elecciones del 22 de octubre, se registró un importante aumento del precio de los combustibles y tendrán lugar incrementos en algunos servicios.

Las naftas aumentaron cuando aún no se habían terminado de contar los votos; y la electricidad y gas tendrán nuevos valores, que impactarán en el bolsillo de la gente y el índice de inflación

También se sumarán las prepagas, los monotributos,  las empresas de telefonía celular y el transporte público. Luego de las elecciones se producirán aumentos de todo tipo. Algunos son quita de subsidios o ajustes de tarifas congeladas que debían aplicarse durante el año, pero que se evitaron efectivizar para no generar malestar durante la época electoral. Otros son aumentos programados desde el año pasado, para concretar a lo largo de 2017.

Con respecto a la nafta, el aumento es de un 10 por ciento promedio para naftas y gasoil en todo el país, pero habrá disparidades por empresa y por zona geográfica, de modo que en algunos casos podrán verse alzas del 11,5 o  12 por ciento.

En relación a la luz,  el primer tarifazo de 42 por ciento ya se aplicó a principios de año, pero aún se sigue pagando en cuotas. El nuevo ajuste de tarifas llegará en noviembre, mientras que quedará otro pendiente para febrero siguiente.

Con respecto al gas, para el próximo 1º de diciembre está previsto otro incremento en las tarifas de gas para transporte y distribución, que tienen una incidencia del 40 por ciento en la factura sin impuestos.

En relación a la medicina privada, el aumento está previsto para febrero. El último incremento aplicado por las empresas de medicina prepaga había sido en agosto pasado, cuando las cuotas subieron el nueve por ciento, con lo que acumularon un aumento del 38 por ciento en el año.

Los aumentos del último trimestre serán escalonados, entre octubre y diciembre, con el objetivo de atenuar lo más posible el impacto en los índices de inflación. Los niveles de inflación aumentan, el costo de vida se hace cada vez más caro, sin embargo esto no es acompañado con incrementos salariales acordes a las subas.

Habrá que esperar y ver cómo se van dando los aumentos en los diferentes servicios y cómo esto repercutirá en el bolsillo de cada ciudadano.

Vale destacar que en nuestra zona, como en la mayor parte del interior del país, tanto los combustibles como la energía eléctrica y el gas, tienen valores superiores a los que se registran en Capital, además que derivan en aumentos del resto de los productos, por ejemplo por el flete.

La realidad para nuestros lectores es que se deberán afrontar los mayores gastos con ingresos que, en general, no se actualizarán al menos hasta marzo o abril próximos, cuando se abran la nueva ronda de negociaciones paritarias.

 

Carlos Laboranti. Director Ejecutivo