ONG «Manitos de Luz»: Un gran paso hacia el sueño de contar con un Centro de Día

50

La ONG “Manitos de Luz”, viene trabajando desde hace 7 años en la creación de un Centro y Hogar de Día, dirigido a personas con diferentes tipos de discapacidades severas, que por su complejidad, no pueden asistir a la Escuela de Educación Especial Nº 501 o al Taller Protegido Lobería.

A lo largo del tiempo, los padres,  familiares de personas con esta problemática y vecinos interesados que integran la comisión, han encontrado mucha gente que brindó su apoyo y colaboración, aunque también muchas piedras en el camino.

Más allá de esas dificultades, nunca bajaron los brazos y finalmente recibieron una gran noticia, que les permite soñar con que el proyecto finalmente deje de ser un deseo para convertirse en realidad.

Días atrás, en los minutos previos al comienzo de la asamblea, que había sido convocada para renovar parcialmente la comisión directiva y dar a conocer el balance de 2017, la concejal Banesa Zufriategui, les informó que el municipio cedía a la institución un terreno, para que allí construyeran el anhelado Centro de Día.

Dicho terreno está ubicado en calle Almirante Brown 140, y tiene 20 metros de frente por 50 de fondo. Con gran emoción, los integrantes de la comisión dieron la noticia a los socios presentes y explicaron que el mismo es adecuado para las necesidades de la entidad, puesto que cuenta con todos los servicios, es de dimensiones apropiadas, es de fácil acceso y se encuentra cerca del Cuartel de Bomberos, para el caso de tener algunas emergencia.

Vale mencionar que en el nacimiento del proyecto, se conformó la Asociación de Familiares de Personas con Capacidades Diferentes de Lobería, en la actualidad llamada ONG “Manitos de Luz”, que trabajó para que la institución funcione en un terreno de la Dirección General de Escuelas ubicado en Avenida Sarmiento 470, aunque tras muchos idas y vueltas, esa opción no fue viable, puesto que resultó imposible la sesión de esos terrenos, aunque en diciembre de 2014, la entonces ministra de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Nora De Lucía, había anunciado que tenía en su poder el expediente para la cesión de dichas tierras.

Esto resultó un duro golpe para el grupo de trabajo, que de todas maneras siguió insistiendo ante las autoridades municipales, para encontrar un lugar.

Finalmente, la Municipalidad brindó el esperado anuncio de la sesión de un terreno.

Con la confirmación de que ya se cuenta con el espacio físico, se comenzaron a evaluar las alternativas para juntar fondos para dar inicio a la construcción.

Una necesidad imperiosa

Es importante destacar que es una necesidad imperiosa de Lobería, contar con un Centro de Día y Hogar, ya que hay un grupo importante de personas que están necesitando un lugar en el cual poder sociabilizar, desarrollar distintas actividades lúdicas y culturales, y poder alcanzar el máximo desarrollo posible de sus potencializades.

Si bien en un principio la matrícula estimativa era de 10 personas, que tienen una discapacidad severa o profunda, en la actualidad ese número habría crecido. Incluso, habría gente de otras localidades que podrían ocupar un lugar, teniendo en cuenta que los centros de la zona, están sobrepasados en su matrícula.

En ese sentido, hay algunos loberenses que se encuentran en hogares de estas características en Mar del Plata y Necochea, sufriendo el desarraigo y extrañando mucho a su familia.

A lo largo del tiempo, el proyecto logró la adhesión de cientos de vecinos, que firmaron una nota y expresaron su apoyo mediante las distintas redes sociales.

Nueva comisión

Más allá del anunció en cuestión, durante la asamblea se renovó parcialmente la comisión directiva, la cual quedó presidida por Marianela Rojas, quien es acompañada por Victoria valenzuela como vicepresidente, Rosna Quintana como tesorera, Cecilia González como protesorera, María Montalivet como secretaria y Sergio Damborearena como prosecretario.

Los vocales titulares con Susana López, Gabriela Erreguerena, Mercedes Mallo, Silvina Seillant y Josefina Rodríguez, y los vocales suplentes, Sara Torres, Victoria Tellechea, María de los Ángeles Rost, Norma Castellano y Natalia Etcheverry.

Los revisores de cuenta titulares son Adriana Burgardt, Carla Arrizurieta y Miriam Campitelli, mientras que Cecilia Marcos es revisora suplente.

Por último, se dio a conocer el resumen del ejercicio económico iniciado el 1º de enero de 2017 y finalizado el 31 de diciembre del año pasado.

La entidad informó que el total de recursos ordinarios depositados fueron 21.500 pesos, producto de la suma de 18.400 por cuotas de asociados y 3.100 por donaciones. Deducidos los impuestos, comisiones e intereses bancarios, que sumaron 3.056,21, quedó un saldo de 18.443,79, según indica el balance que lleva la firma de la contadora pública María Eugenia Hardoy.