Los pueblos sin arte no tienen desarrollo cultural

171

En noviembre de 2016, tras la concreción de AcercArte en Necochea, en la editorial de nuestro periódico, pedíamos a las autoridades provinciales que al momento de conceder este gigantesco evento a localidades como  Lobería y San Cayetano, también enviara artistas de calidad, renombre y gran convocatoria, tal como lo había hecho con la ciudad de “La mejor playa Argentina”, donde se habían presentado Los Pericos y Las Pastillas del Abuelo.

Y lo que más que un humilde  pedido era una expresión de deseo de nuestra parte, se hizo realidad. Las dos localidades en cuestión, a las que arriba semanalmente Sendero Regional, tuvieron su gran fiesta con la presencia de artistas de la talla del “Chaqueño” Palavecino, Kapanga, Las Pastillas del Abuelo, Juan Carlos Baglietto, Patricia Sosa y Lito Vitale, todos prestigiosos cantantes y músicos, de esos que los habitantes de pequeñas localidades del interior no suelen ver habitualmente.

Las dos ciudades vivieron fiestas increíbles, con una infraestructura pocas veces o tal vez nunca vistas en estas localidades. Un escenario impactante, con un sonido maravilloso, iluminación notable, pantallas gigantes led, muy buena información sobre las actividades, y algo a lo que estamos en general desacostumbrados: la puntualidad.

Y la gente acompañó masivamente, participando de una manera activa, disfrutando de las numerosas actividades propuestas, divirtiéndose con los juegos, mirando películas, sorprendiéndose con los espectáculos infantiles, riéndose con los shows de stand up, gozando con el talento de los actores que ofrecieron brillantes obras o disfrutando de las bandas mencionadas al principio.

Acertadamente, el Ministerio de Gestión Cultural de la Provincia de Buenos envió a San Cayetano y Lobería artistas de diferentes géneros. Los amantes del folklore, disfrutaron de la energía del “Chaqueño” Palavecino o de la delicadeza y brillantes interpretaciones del trío Baglietto-Sosa-Vitale. Los que querían bailar, saltar y cantar al ritmo del rock, tuvieron la posibilidad de hacerlo con Kapanga o “Las Pastillas…”, dos de las bandas más convocantes de la actualidad. Y lo más importante, todo en un marco de armonía, felicidad y familiaridad.

Y dentro de las miles de personas que disfrutaron de la excelente propuesta cultural, no sólo había vecinos de cada una de las localidades en cuestión, sino que además se observaron muchos de ciudades vecinas, que gozaron con la inigualable calidad de los artistas que se presentaron.

Muchas veces sentimos con resignación que este tipo de festivales, en ciudades como Lobería y San Cayetano, sólo los podíamos ver por televisión. Bueno, esta vez lo pudimos vivir, sentir y disfrutar en persona.

Es verdad que también escuchamos en las últimas semanas algunas pocas voces que afirmaban que el dinero necesario para montar estos espectáculos se podía utilizar para otras cosas. Por el contrario, nosotros creemos que la inversión en cultura siempre es positiva, potencia el desarrollo de la sociedad y ayuda a mejorar su calidad de vida.

Seis meses después de aquella editorial, reafirmamos nuestra opinión y perfectamente podemos finalizar con el mismo comentario: “Con AcercArte se da un paso adelante en el desarrollo cultural y en consecuencia un importante avance como sociedad”.

 

Carlos Laboranti. Director Ejecutivo.