Los educadores mal remunerados son el fiel reflejo de la decadencia cultural

19

La semana pasada, los docentes de la Provincia de Buenos Aires completaron 48 horas de paro, con una gran marcha federal, solicitando la apertura de paritarias, una recomposición salarial justa, además de otros reclamos referidos a la difícil situación que atraviesa el sistema educativo provincial y nacional.

Con algunas excepciones, la historia se ha repetido a lo largo de los últimos años, generalmente para la época del inicio de clases.

La adhesión tuvo un alto acatamiento, generando que miles de alumnos estén sin clases durante los dos días de la medida de fuerza.

Pero… ¿son los docentes los culpables de esta situación?.

Tras acusar a los gremios de tomar a los alumnos de “rehenes”, el pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal, fue que la negociación paritaria se realice “con los chicos en las aulas”.

“Si no hacemos paro, nuestro reclamo se vuelve invisible” afirmaban desde los gremios.

Tras dos días de paro en el inicio del ciclo lectivo, los docentes aceptaron el pedido de la gobernadora y mostraron disposición al diálogo, aunque la respuesta del gobierno provincial no fue la esperada.

El paso del tiempo pareció darles la razón a los gremios; pues ante la ausencia de medidas de fuerza, el tema desapareció de la agenda de los grandes medios de comunicación y el gobierno aprovechó para dilatar la discusión, al punto de pasar el último mes sin siquiera convocar a una reunión paritaria.

Lo cierto es que llegando a mitad de año, los docentes siguen sin tener una recomposición salarial, más allá de algunas cifras que la Provincia les ha pagado “a cuenta” de un posible arreglo. Esas sumas fueron pagadas por fuera del básico, por lo que no repercuten en ningún ítem ni en el aguinaldo, además de no percibirlas los jubilados.

El ofrecimiento que reiteró el gobierno provincial hasta el día del último encuentro, de un 15 por ciento en cuotas, sin cláusula gatillo, claramente resulta irrisorio con los niveles de inflación que se vienen registrando. Los cálculos más optimistas, hablan de un 25 por ciento anual.

Si es real que la Educación es una prioridad para todos, es de esperar que prontamente, la Provincia realice una convocatoria y una propuesta lógica, de manera que los docentes verdaderamente sientan que se valora su función, y reciban una remuneración digna.

Vale destacar que la cuestión no debe limitarse solamente a una discusión salarial. También debe darse un profundo debate en torno a la infraestructura de las escuelas, el nuevo sistema de licencias médicas, que parece tener numerosas falencias, la falta de cobertura de cargos, y el escaso monto que la Provincia destina por alumno para los desayunos o almuerzos, en los casos de las instituciones que cuentan con jornada completa.

En ese sentido, vale destacar que desde hace algo más de un mes, en las escuelas de jornada simple, se implementó la entrega de viandas a modo de desayuno o merienda, y eso resulta un dato positivo.

Tal como escribimos hace algo más de tres años, ante otra huelga docente, desde Sendero Regional seguimos creyendo que debe surgir el compromiso y esfuerzo para cambiar este presente. Los gobiernos, sean del signo político que sean, tienen el deber de hacerlo, y los ciudadanos debemos exigir que se encarguen de ello, para que nuestros hijos o nietos ejerzan el derecho de ir a la escuela pública y gratuita, tal cual lo establece la Constitución Nacional.

Estamos convencidos que la Educación, es el pilar principal para el crecimiento de una Nación, y para ello es necesario que los docentes tengan salarios dignos y los alumnos, una enseñanza de excelencia.

 

Carlos Laboranti

Director Ejecutivo