Lobería homenajeó al “Padre de la Democracia”

1

Fue inaugurado el monumento al presidente Raúl Alfonsín, con la presencia de gran cantidad de público y numerosos dirigentes del radicalismo.

Ante un gran marco de público, fue inaugurado el monumento en homenaje al presidente Raúl Ricardo Alfonsín, que fue construido por el Comité de la Unión Cívica Radical de Lobería.
En un mediodía con sol radiante, se llevó a cabo el acto que contó con la presencia de destacados dirigentes locales, regionales, provinciales y nacionales.
Los encargados de descubrir el monumento, fueron el intendente municipal, Juan José Fioramonti, el diputado y presidente del Comité Provincia de la UCR, Carlos Fernández, la presidente del radicalismo loberense, Verónica Storti, y la ex vicegobernadora de la Provincia de Buenos Aires entre 1983 y 1987, Elba Roulet.
Los mismos dirigentes del radicalismo, fueron los oradores que tuvo el encuentro.

El monumento
La intersección de Avenida San Martín con las calles Río Quequén y Sanz, es donde se ubica el monumento en homenaje a Raúl Alfonsín, que fue realizado por un grupo de personas loberenses, encabezado por Amílcar Carabajal.
Vale destacar que en el centro, cuenta con un busto del ex presidente, realizado por el escultor Luciano Garbati, quien también realizó el que se encuentra colocado en el mausoleo del presidente Alfonsín en el Cementerio de Recoleta.
Según se explicó en el acto, “el monumento regfleja la República, representada en tres columnas que referencia los tres poderes. En una de las columnas, está representada la Constitución Nacional y en ella, a modo de resúmen de lo que significa para la constitucionalidad de un gobierno y en particular para los radicales, la palabra Preámbulo, haciendo clara alusión al rezo al que nos tenía acostumbrados don Raúl. En otra, en el otro extremo, la balanza de la Justicia, en referencia al Poder Judicial.
Y en el medio de las dos, la columna que simboliza el Poder Ejecutivo, sobre el cual se encuentra el busto del presidente, doctor Raúl Ricardo Alfonsín.
Al pie del monumento, la palabra Democracia sostiene, tal como afirma nuestra carta magna, la República. Esa Democracia por la que el doctor Alfonsín tanto hizo, esa Democracia que tanto nos costó recuperar e hizo que se lo reconociera como “El padre de la Democracia moderna Argentina”. Así lo definió su circunstancial opositor, el doctor Antonio Cafiero, en su despedida póstuma”.

Destacadas presencias
Más allá de las cientos de personas que se hicieron presentes y los oradores mencionados anteriormente, se destacaron algunos reconocidos dirigentes, tal el caso de Juan Manuel Casella, quien fue ministro de Trabajo durante la gestión de Alfonsín, además de dos períodos como diputado nacional.
También estuvieron los intendentes de San Cayetano, Miguel Ángel Gargaglione, y de Tandil, Miguel Lunghi, el diputado Maximiliano Abad, el ex intendente loberense, Juan José Fioramonti padre, además de actuales y ex concejales y funcionarios locales.
Al finalizar el acto, los presentes se acercaron a saludar a las autoridades y se tomaron numerosas fotografías junto al monumento.


Mientras recibía cientos de saludos, Juan Manuel Cassela atendió a Sendero Regional, y expresó que “los amigos de Lobería han tenido la amabilidad de invitarme a participar de este acto y yo concurro con mucho gusto y con mucho orgullo, por pertenecer al mismo partido que presidió y condujo Alfonsín, haber tenido el gusto de colaborar con él cuando me tocó y haber conocido a una de las personalidades más íntegras, que tuvo este país; por lo tanto, es un homenaje absolutamente merecido”.
El ex funcionario nacional, sostuvo que “Alfonsín produjo un efecto extraordinario en la sociedad argentina, el consiguió que rompiéramos con una deriva autoritaria que venía de 1930 en adelante. Por eso lo llamamos el “Padre de la Democracia moderna”, porque a partir de Alfonsín, Argentina, el pueblo argentino, recuperó su derecho de autogobernarse, por lo tanto, ha sido una bisagra histórica que debemos reivindicar”.

 

Fotos: Sendero Regional y Noelia Segovia.