La lucha de los productores locales

43
Son épocas complicadas para los productores agropecuarios de nuestro país. Los motivos han sido enumerados y analizados en más de una ocasión en este mismo espacio, pero sin dudas, la presión tributaria ha generado una asfixia tal que muchos directamente han debido dejar de producir
Como si la situación general del país, la brecha cambiaria y el aumento de los impuestos no fuera suficiente para generar una crisis en el sector, al productor del distrito de Necochea parece que se le avecina otra mala noticia: un nuevo incremento de Tasa Vial Rural que podría superar el 100 por ciento, que se suma al que ya se había registrado el año pasado de más del 150 por ciento.
Pero los productores necochenses, principalmente los del interior del distrito, no están dispuestos a aceptar esta medida sin levantar la voz y hacerse escuchar.
Así es que un grupo de productores de Juan N. Fernández, La Dulce, Claraz y La Negra decidieron movilizarse para mostrar su desacuerdo con esta decisión del gobierno local.
Pero el descontento no tiene que ver únicamente con el incremento de la tasa a la hectárea, sino que además está referido a la desafectación que sufrió dicha tasa a su natural prestación de servicio debido a una “emergencia municipal”; al cambio de tareas al que ha sido afectado el Ente Vial Rural, pasando a brindar servicios en la ciudad y las playas; y el hecho de que el impuesto por Salud no llegue a los lugares sanitarios del interior del distrito.
Más allá del desacuerdo mostrado, esta movilización no implica que los productores no sean conscientes de la difícil situación del municipio. Por el contrario, aceptan que es necesario un aumento en la tasa, aunque solicitan que el mismo sea consensuado, teniendo en cuenta las posibilidades de pago de los productores, a la vez que piden que el Ente Vial Rural vuelva a funcionar como tal, más allá de poder colaborar con la ciudad y los pueblos del interior en la recomposición de sus calles y en emergencias hídricas.
Nos parece muy interesante que los productores no se hayan quedado en una simple expresión de descontento, en la emisión de un comunicado o una queja en las redes sociales. Fueron por más, se unieron, juntaron firmas, pidieron audiencias con funcionarios, concejales e integrantes del Consejo de la Mesa Agropecuaria.
Hace algunas semanas pedíamos que los reclamos de las entidades agropecuarias sean atenidos por las autoridades nacionales y hoy pedimos lo mismo con las autoridades locales y este grupo de productores. Es de esperar que puedan llegar a un consenso que permita al municipio mejorar su recaudación para afectarlo a la prestación de los servicios, sin generar perjuicios importantes a los productores.
Carlos Laboranti – Productor Ejecutivo