La importancia de la donación de médula ósea y una historia llena de vida

2152

Según el INCUCAI, cada año a cientos de personas se les diagnostican enfermedades hematológicas. Las mismas, pueden ser tratadas con un trasplante de médula ósea, algo que poca gente conoce y que en muchos casos no se difunde como se debería.

En mayo de 2015, Ana con tan solo cinco años, le donó médula ósea a su hermano Juan. Esta es una historia de amor, de vida y del valor de ser donante. Carolina Arano y Emiliano Martinez, los papas de Ana y Juan, a partir de ese momento llevan adelante un mensaje de concientización, información y difusión sobre la importancia de la donación.

Cuando Juan tenía tres meses y medio de vida, comenzó a recibir transfusiones de sangre por un problema de anemia. “Veía que mi hijo tiene la piel de color amarilla, entonces lo lleve a un hematólogo y ahí descubrieron que tenía anemia. Mi marido y yo tenemos talasemia, que es una anemia crónica. Como seguía con el mismo problema, decidimos ir a Mar del Plata y descubrimos que tenía talasemia mayor producto de la combinación de la anemia que tenemos con mi marido”, cuenta Carolina.

Juan tuvo que recibir trasfusiones de sangre hasta que un día, la médica marplatense, Sandra Arguello, le comunicó a la joven pareja que su hijo debía recibir un trasplante de medula ósea. “Comenzamos a buscar las compatibilidades entre los miembros de la familia y descubrimos que Ana era compatible el cien por ciento”, explica Carolina.

Juan recibió el trasplante en la clínica Favaloro en Buenos Aires. Ana donó médula ósea el día que cumplía cinco años. “Le contamos a Ana que iba a donar sangre para su hermanito y también le dijimos que no le iba a doler”, revela la mamá. Juan tuvo que afrontar el tratamiento de quimioterapia durante una semana y luego recibió el trasplante. Se curó completamente, la evolución fué excelente, le dieron el alta y su vida y la de su familia cambió para siempre.

Ana y Juan

El trasplante de médula ósea, es decir, de células madre sanguíneas, se emplea para curar distintos tipos de enfermedades, especialmente las que afectan a la sangre como las leucemias, linfomas, mielomas y aplasia medular. La donación es importantísima. La ampliación de voluntarios permite encontrar un posible donante en el caso de que los familiares no sean compatibles.

“Después de todo lo que nos pasó, cambió nuestra visión sobre la vida para siempre. Todos podemos acercarnos al Hospital Municipal, donar sangre y quedar en una base de datos como donante”, explica Carolina.  Además,  agrega “no es complicado, aunque suene fuerte pensar en una “donación”. Queremos generar consciencia del valor que tiene donar médula ósea, porque podríamos salvar un montón de vidas, como la de Juan”.

Cada año, a cientos de personas se le diagnostican enfermedades hematológicas que pueden ser tratadas con un trasplante de Células Hematopoyéticas (CHP, denominada médula ósea). Sin embargo, sólo entre 25 y 30 por ciento de estos pacientes tiene la posibilidad de encontrar un donante compatible en su grupo familiar y el resto debe recurrir a un donante no emparentado a través de los registros de donantes voluntarios, como el Registro Nacional de CPH.

Por Andrea Molina