La extensión del gasoducto Barker-Necochea apuntala el desarrollo

112

Semanas atrás se conoció una noticia muy esperada en los tres distritos a los que arriba nuestro semanario.

Tanto para Necochea, como para Lobería y San Cayetano, era primordial la extensión del gasoducto Barker-Necochea, para poder conectar a la red de gas a cientos de vecinos que aguardan por la tan ansiada obra.

Hace algunos años ya, se saturó la capacidad de transporte del gasoducto, impidiendo la realización de nuevas conexiones. No se trata de faltante de gas en sí, sino que la cañería no tiene la capacidad de transportar más de lo que se está haciendo en la actualidad.

Esto ha afectado notable-mente la realización de nuevas construc-ciones, entre ellas distintos barrios sociales, viviendas particula-res y, principal-mente en Necochea,  edificios, además de perjudicar la instalación de empresas que requieran de este esencial servicio. Esto obligó a la utilización de las llamadas “chanchitas” y en muchos casos a instalaciones eléctricas, aunque en este último caso, no habría dado buenos resultados.

Vale decir que la citada obra es sumamente costosa, por lo que se venía postergando y hacía que muchos vecinos fueran pesimistas en cuanto a su concreción.

Este tema generaba preocupación en los intendentes Juan José Fioramonti, de Lobería; Facundo López, de Necochea; y Miguel Gargaglione, de San Cayetano, quienes realizaron varias gestiones conjuntas.

Finalmente, los jefes comunales de las tres localidades recibieron la confirmación de parte del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), de que la empresa distribuidora de nuestra zona, se comprometió a realizar la extensión del gasoducto, teniendo prevista una inversión de 174.000.000 de pesos.

La obra se pondría en marcha el año próximo y demandará aproximadamente ocho meses, por lo que podría estar finalizada para fines de 2018 o principios de 2019.

Esto tendría que ver con la actualización de las tarifas, lo que a su vez le generó a las empresas distribui-doras la obligación de realizar inversiones para extender sus redes de gas y mejorar el servicio.

La obra que será licitada a corto plazo, contempla una extensión de 12 kilómetros del gasoducto que alimenta a nuestra zona, con un caño de acero paralelo al ya existente, lo que permitirá que se duplique el caudal de gas que llega actualmente a San Cayetano, Necochea y Lobería.

Sin lugar a dudas, se trata de una obra indispensable para el crecimiento de las tres localidades, por lo que debe celebrarse la noticia. Aguardamos con ansias que la concreción de la misma se lleve a cabo en los tiempos en que fue anunciado.

 

Carlos Laboranti. Director Ejecutivo