Joel Smoulenar: “Nunca me había imaginado vestir la celeste y blanca”

5

Joel Smoulenar, fue uno de los sancayetanenses que vivió la inigualable experiencia de participar en el Mundial de Suecia, integrando la Selección Argentina de Fútbol de FADDIM.
Los Halcones se consagraron subcampeones y, pasadas unas semanas del histórico logro, el futbolista local dialogó con Sendero Regional, acerca de su participación en la cita mundialista.

-¿Cómo fue la experiencia de participar en un Mundial?
“La experiencia fue muy linda. Tenía muchas ganas de jugar el Mundial y fue algo único. Vestir la celeste y blanca es lo mejor que te puede pasar. Me encontré con un país muy lindo, dicen que es “primer Mundo” y realmente es así. La pasamos muy bien en grupo, y fue muy lindo cuando fuimos a la Embajada, donde nos hicieron unas empanadas”.

-¿Pensaban que podían llegar a pelear por el título o era algo que no se imaginaban?
“Al principio lo veíamos como algo lejano. Sabíamos que Francia y Arabia Saudita eran favoritos, aunque no los habíamos visto jugar. El objetivo era ir partido a partido, pero cuando en el primer encuentro le ganamos a Francia, nos dimos cuenta que estábamos para cosas importantes. Ese partido nos dio confianza y fuerza para lo que seguía”.

-¿En la final notaron que Arabia era muy superior o se quedaron con la sensación de que podrían haber ganado?
“La verdad que sí, nos quedamos con esa sensación de que podríamos haber ganado, porque nos ganaron con dos goles de pelota parada. Nosotros tuvimos que rearmar la mediacancha, usar otro esquema, porque en semi nos echaron al 8, que era muy importante. Así y todo, no los vi muy superiores a nosotros, a pesar de que con este título, es la cuarta vez que salen campeones”.

-¿En lo personal, quedaste conforme con tu rendimiento?
“La verdad que no quedé del todo conforme con mi rendimiento. Me pude preparar muy poco, porque venía de una lesión de cruzados en la rodilla y tuve sólo tres meses para entrenar, por lo que no me pude poner bien físicamente. Además, una semana antes se me cargó el aductor y eso me complicó. Me quedé con mucha bronca, más que nada en la final, porque yo sentía que hubiera podido dar más, si hubiera estado bien físicamente. Yo traté de dejar de todo, me exigí al máximo, pero me quedó un gustito amargo, porque sabía que si hubiera estado bien, podría haber hecho algo más”

-¿Cuál fue el momento más importante que viviste en el Mundial?
“Creo que fue cuando entré contra Francia. Yo estaba en el banco, aunque fue feo tener que ingresar por la lesión de un compañero, Camilo, que era quien estaba jugando. Irían 12 minutos y ya perdíamos 1 a 0, pero me tocó hacer el gol del empate, que además era el primer gol de Argentina en el Mundial, por lo que para mí, fue el momento más lindo”.

-¿Qué se siente en el momento en que se canta el Himno?
“Ya estar en el vestuario cambiándote y ponerte la camiseta de Argentina, te incentivaba, te inflaba el pecho, y ni hablar cuando sonaba el Himno, te ponía la piel de pollo. Estar ahí era increíble, porque nunca en mi vida me había imaginado poder vestir la celeste y blanca y menos en un Mundial. Es algo que no se puede contar, lo tenés que vivir, fue algo muy lindo”.

-¿Cuál es tu expectativa para el futuro?
“Yo voy a seguir en Independiente de San Cayetano, como lo venía haciendo, y quiero seguir en la Selección a morir. Todavía no se sabe quién va a ser el nuevo DT, aunque a fines de octubre tenemos una concentración y un amistoso acá en San Cayetano, y ahí tal vez ya sabremos. Después tenemos la Copa América y mi objetivo es seguir con Los Halcones a morir, para mí es como una familia”.

-¿Sentís que ha sido reconocido todo lo que ustedes hicieron?
“Sí, sí, se movilizó mucha gente para lograr que podamos viajar al Mundial. Por ejemplo, “Juampi” Sorín nos ayudó un montón. La gente en la calle, te saluda, te felicita, te pregunta y reconoce nuestro esfuerzo, y eso es algo muy lindo, que te llena de orgullo”.

-¿Qué nos podes decir de Gustavo Caik?¿Qué tan importante fue para vos?
“La verdad que “Gusta” es una excelente persona. Lo conozco desde que yo tenía 4 años, cuando mi abuela me mandaba a una Escuelita que era de él, así que mirá si me conoce. Yo fui a un par de concentraciones a Ezeiza, a las que me había convocado, y cuando me rompí la rodilla, él me consiguió un kinesiólogo, porque yo no lo podía pagar, y me ayudó un montón. Esas cosas en la vida siempre se valoran, nunca se olvidan. Gustavo es un tipazo, y como DT, es un crack, un gran técnico”.

-¿Querés agradecer a alguien?
“Si, por supuesto. A mi familia, a mis compañeros de Los Halcones, y a todo el cuerpo técnico, desde la señora que nos daba de comer, hasta la cabeza que era Gustavo, pasando por el utilero, Luis Ducant, el profe David Rodríguez, a los ayudantes, a todos, porque algunos no se ven mucho, pero nos ayudaron un montón”.