Independiente campeón

368

Por Santiago Veiga

El año de Independiente de San Cayetano había sido notable; con un muy buen Federal C, un excelente Federal B y una brillante campaña en el torneo local.

Pero para que fuera absolutamente inolvidable, le faltaba coronarlo con un título, restaba “la frutilla” del postre.

Y la posibilidad era inmejorable, ya que llegaba con ventaja del partido de ida y la definición era ante su gente, que colmó el “Juan Bautista Marlats” como en las mejores tardes.

Y el equipo no falló, salió a jugar con decisión en busca del triunfo, sin especular con la ventaja conseguida como visitante.

Así fue que en los primeros minutos metió contra su arco a Rivadavia, generando situaciones de gol, siendo la más clara un remate de Azurmendi que dio en el ángulo.

Pasada la primera parte de claro dominio del local, Rivadavia equiparó las acciones y hasta tuvo una ocasión en los pies de Berisiartúa, que resolvió muy bien Costanzo.

Parecía que la primera mitad se iba con el empate, pero sobre el final, tras una jugada de Azurmendi, Vómero marcó penal por mano de Pérez. Santiago Giuntini definió a la izquierda de Oliver, que fue hacia el otro palo, y puso el 1 a 0, desatando la locura de la multitud local.

Enseguida se dio una polémica, cuando el visitante movió rápidamente, aún cuando varios jugadores del albo festejaban en el campo contrario, marcando el empate entre gritos y protestas del local. Vómero convalidó el gol, pero el cuarto árbitro, Manuel Barrientos, le marcó la situación al juez principal, quien finalmente anuló el tanto.

Con dos goles de ventaja en el global, Independiente siguió controlando las acciones y generando las mejores situaciones, haciendo lucir en varias ocasiones a Mirco Oliver.

Pero promediando el complemento, tras un centro desde la izquierda, recibió dentro del área chica Gabriel Darroquy, uno de los símbolos del “Chimango”, para poner el 2 a 0 y prácticamente sentenciar la final.

Rivadavia intentó con orgullo una reacción y llegó al descuento mediante un golazo de Ituarte, que clavó en el ángulo de Costanzo un remate desde lejos.

Más allá de ello, el equipo de Damián García estuvo lejos de sufrir los instantes finales, puesto que pudo controlar con tranquilidad los intentos del “Decano” necochense, aguardando el pitazo final de Vómero, para desatar la gran fiesta.

 

Festejo con los hinchas

Las puertas del estadio se abrieron para que hinchas y jugadores se unieran en los festejos. Todos los jugadores recibieron una medalla y luego Matías Aranda levantó la copa, para iniciar luego la soñada vuelta olímpica.

Los festejos fueron muy coloridos y ruidosos, pues hubo pirotecnia, humo de colores y hasta una máquina lanza papeles.

Los hinchas disfrutaron muchísimo el momento, brindando un gran reconocimiento al trabajo de Damián García, al igual que a Gabriel Darroquy, Franco Costanzo, Santiago Giuntini, “Cuchi” Espende y Matías Aranda, por nombrar a algunos de los más aplaudidos y de mejor nivel a lo largo del año en el campeón.