Gobernadores en alerta por el plan oficial para amortiguar la suba de tarifas

9

Mauricio Macri quiere «coparticipar» con los gobernadores el costo fiscal y político de los tarifazos. Tras una semana picante, que anudó chispazos en Cambiemos y dos protestas callejeras, el Presidente busca no quedar como único culpable.

Una cumbre técnica que Juan José Aranguren tenía agendada hace tiempo con sus pares de Energía de las provincias se convertirá en un round político donde Nación buscará asociar a las provincias frente a la crisis por las tarifas.

Esa idea fue sugerida -por vías diferentes- por la UCR de Alfredo Cornejo y la Coalición Cívica (CC) de Elisa Carrió y por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Consiste en que las provincias «hagan un esfuerzo» para amortiguar la suba de las tarifas de la luz y el gas.

Esa jugada oficial puso en alerta a los gobernadores que enviarán a sus responsables de Servicios y Energía a la reunión con Aranguren que en su origen tenía en el temario hablar sobre la tarifa de gas (que las provincias aporten para extender la vigencia de la tarifa social) pero se ampliará al tema tarifa eléctrica.

El tono más político que técnico, y los roces que Aranguren tiene con los gobernadores, abren la puerta a la posible presencia de Rogelio Frigerio, que junto a su vice Sebastián García de Luca anticiparon a algunos mandatarios la propuesta oficial.

«Vamos a esperar qué proponen pero las provincias no tenemos demasiado que aportar», coinciden funcionarios de provincias de Cambiemos, peronistas y provinciales.

En Casa Rosada descartan la opción de dar marcha atrás con los aumentos, mencionan que el 30% de las boletas es carga tributaria y apuntan que las provincias deben aporta para mantener la tarifa social. Algunos datos: en la provincia de Buenos Aires, hay 1,6 millones con ese beneficio y en Santa Fe son unos 330 mil.

La tuerca del engranaje tarifario eléctrico donde pueden ajustar las provincias es impositivo. En Buenos Aires hay dos impuestos que suman 15,5% en la factura de luz. Eso, con distintos valores, ocurre en la mayoría de las provincias pero esos ingresos están destinados a fondos de «infraestructura energética».