Gastón Fernández Palma: ¿Qué tsunami, guerra, terremoto me perdí para estar cómo estamos?

127

El conocido productor agropecuario y médico necochense, ex candidato a intendente en 2003, el doctor Gastón Fernández Palma, escribió en su muro de Facebook una batería de reflexiones sobre su impresión de la ciudad, tomando como punto de referencia décadas pasadas y posándose con críticas en cuanto a este presente.

De puño y letra de Fernández Palma, dio cuenta de lo siguiente. Se invita a su lectura:

Había una vez una ciudad llamada a ser una potencia. Se llamaba Necochea. La conocí en Diciembre de 1941. Obvio la conocí es una forma de establecer fechas.

Desde esa fecha hasta mi instalación definitiva la conocí en verano y en invierno, siempre un paraíso.

Fuerte presencia de colectividades  activas: Vascos, Daneses, Italianos, Andaluces, Franceses, Holandeses y hasta algún Árabe y algún Judío, Alemanes y criollos, paisanos de bombacha y ristra, mejillas rubicundas, y sonrisa y mano estrechables (…).

Muy pocas diferencias sociales, movilidad social ascendente real, pocos vehículos, lo que era sano, calles adoquinadas con eucaliptus, sin villas ni barrios postergados.

Todo funcionaba. El campo, como ahora, generando trabajo y riqueza, el puerto exportando con Junta Nacional de Granos (lo que muestra que el problema no era político ni ideológico), un municipio pequeño pero eficiente, docentes que daban clases y Escuela Pública donde concurrían ricos y los no tan ricos, un Hospital Municipal y un Hospital Nacional, el Irurzum de Quequen, adonde concurríamos los médicos (la mayor parte sin sueldos) y donde el nivel Clínico Quirúrgico era de excelencia.

Tres Clínicas Privadas  de excelente nivel. En una de ellas (se) realizó la cirugía de un aneurisma de aorta abdominal (año 1962, creo, y) el cirujano (fue quien llevó a cabo) el primer trasplante de corazón en la argentina, el Dr. Bellizzi.

Comercio potente y competitivo, Tres consignatarios de hacienda, dos Cooperativas Agrícolas, tres grandes almacenes generales con corralones agrícolas y algunos acopiadores.

Cuatro barracas de frutos del país, tres industrias metalúrgicas y de metal mecánica, cuatro grandes concesionarias de automóviles, y tractores y maquinarias agrícolas.

Un semillero (Buck), orgullo Nacional, con una familia que dio todo por Necochea.

Una fábrica de colectivos, un turismo que funcionaba con gran cantidad de hoteles, balnearios concurridos, limpios, familiares adonde convivían armónicamente el cuerpo social local y los visitantes.

Turismo de estratos medios que generaban recursos a la colonia turística local.

Una rambla que conocí bella, limpia, elegante.

Ni que hablar de los Astilleros, que los había y grandes, y de una flota pesquera hoy desaparecida.

Toda esta potencialidad con una población que apenas sobrepasaba los 60.000 habitantes… Pregunto: ¿Qué tsunami, guerra, terremoto me perdí para estar cómo estamos?