Fundamental aporte de la Escuela Técnica de Lobería para que un niño tenga una prótesis para su mano

69

La Escuela Técnica Nº 1 “René Favaloro” de nuestra ciudad, tuvo un vital aporte para hacer realidad el sueño de Bautista, de contar con una prótesis para su mano.
El pequeño es de Balcarce, tiene 9 años y nació con una malformación congénita en su mano derecha, en la que sólo tiene el dedo pulgar.
A través de una ONG y el trabajo de un profesor y los alumnos de la Escuela Técnica de nuestra ciudad, Bautista logró contar con su soñada prótesis.
Según informó el diario “La Vanguardia” de Balcarce, gracias al aporte de “Limbs”, el proyecto de Atomic Lab, el niño recibió una prótesis que le cambió la vida. Esta ONG trabaja en la construcción de manos y brazos impresos en 3D para todo aquel que las necesite en el país y en el mundo, por lo que el hecho de que la solicitud de Bauti haya sido aceptada, fue también parte del milagro. Las manos mecánicas están impresas con PLA, un derivado del maíz que no generará picazón y son 100 por ciento gratis.
La mamá de Bautista, Natalia Salari, le contó al diario balcarceño que “en 2017, envié un mail, nos respondieron que habían aceptado la solicitud de nuestro pedido y quedamos en el orden 73, como en una lista de espera. Ahí fue cuando quedó en suspenso esta posibilidad hasta que alguien tomara ese pedido porque es gratuito, puede haber distintos embajadores que se suman a esta propuesta proponiendo distintos casos. Así fue que, después de la solicitud, se pusieron en contacto con nosotros gente de Lobería, que pertenece a la Escuela Técnica “René Favaloro” y nos comunican oficialmente que tomaron el pedido de Bautista y que lo estaban imprimiendo. Lo que hicimos nosotros en tanto, y previo a eso cuando mandamos el mail, fue mandar una foto con las medidas de su mano y un modelo a elegir, según los dedos que tuviera. Una vez que nos llamaron de Lobería quedamos en viajar porque querían hacer una prueba. La mano, vale decirlo, es una prueba, hay que ajustarla, hay que hacerla más precisa porque le queda un poco grande y el 15 de noviembre vamos a viajar para que puedan corregirse todos esos detalles”.
La feliz madre, destacó con emoción el trabajo de los docentes y alumnos de la institución loberense y la ONG para chicos que, en todo el mundo, necesitan una prótesis de este tipo: “Hay que destacar a los chicos que trabajan ahí y con en ese proyecto que es de la escuela, lo hacen en su tiempo libre. Son horas que podrían dedicarlas a otra cosa y sin embargo trabajan en el marco de este proyecto. Esto hay que destacarlo y reconocerlo porque es muy importante. Ésta es la primera mano de muchas que van a hacer, porque supuestamente tiene que servir para un fin que sea solidario, que contagie, que sea multiplicador de esto”.
Natalia indicó además que “los chicos vinieron a Balcarce, aunque no era la totalidad del grupo que trabajó en el proyecto. El 15 viajamos a Lobería, a la Escuela Técnica, conocemos al resto de los chicos, conocemos a otras personas que están encargadas del proyecto y a Luis, el profesor que está en contacto con nosotros. Este es el comienzo de una nueva etapa”.
Por otra parte, explicó que “Bauti hace una vida totalmente normal. Y yo le dije; la mano él la prueba, si le sirve para algo más mejor, no es una obligación que la use, y lo que notamos es un cambio en su personalidad y en la felicidad, está contento”.