En búsqueda de la felicidad

16

Nuestra realidad incluye todos nuestros programas, memorias, creencias, apegos emociones y expectativas. Llevamos toda esta carga con nosotros adondequiera que vayamos. Hemos estado ciegos y sordos durante millones de años. Estamos totalmente anestesiados y buscamos el amor, la aprobación, y el aprecio en los lugares equivocados y con la gente errada. Vamos en pos del éxito, del poder y de cosas materiales pensando que eso nos hará felices. Intentamos cambar a las personas porque pensamos que si cambian seremos felices. Constantemente desestimamos nuestro poder porque creemos que nuestra felicidad depende de otra persona o de circunstancias externas.

¿Qué historias nos contamos a nosotros mismos para mantener la felicidad y el bienestar alejados? ¡Muchas veces somos nuestro propio peor enemigo! Nuestros pensamientos sobre nosotros mismos afectan a nuestra realidad, nos distorsionan lo que es verdadero. El subconsciente hace lo necesario para demostrar que tiene razón. Por lo tanto, siempre atrae situaciones para mostrarnos que no somos lo suficientemente buenos o que no merecemos ciertas cosas ¿Puedes imaginarte lo que atraemos y manifestamos en estas condiciones?

Para alcanzar nuestro mayor potencial debemos volver a convertirnos en niños, niños sabios. Debemos confiar en que somos guiados y estamos abiertos a todas las posibilidades y cuando no estamos pensando o preocupándonos. Es preciso volver a las raíces, al momento anterior a la recepción de la educación académica formal, que no hace perder nuestra verdadera identidad. Confiar en nosotros mismos y en que podemos dar y ser mucho más de eso que creemos.

La felicidad que vale la pena alcanzar, es la que no depende de nada exterior para existir, es la que depende tan sólo de tu interior, de tu certeza de que la felicidad está a tu alcanza, pues tú la traes dentro. Tú eres la felicidad en cuanto a que tú la generas, la felicidad no existe allá afuera, la experimentas dentro, y es por eso que hay que comenzar este viaje a nuestro interior, donde la podremos generar cuantas veces queramos.

Carlos Laboranti, Director Ejecutivo