Desarrollo y Conocimiento, por otros territorios posibles

30

Me interesa en este texto, dar a conocer algunos lineamientos sobre Desarrollo Territorial que considero relevantes para la región, recalcando la importancia que en esa misión debería tener la generación y difusión de conocimiento sobre las localidades del hinterland de Puerto Quequén. Las teorías hoy en boga sobre el Desarrollo Territorial, implican conjugar acciones, acuerdos y propuestas de cuatro grandes sectores: el gobierno y decisores políticos; los sectores económico-empresariales; las universidades y productores de conocimiento y las comunidades y ciudadanías. Conjugar estos cuatro pilares (con sus intereses, particularidades y  deseos) no es tarea simple; pero de lograrlo, la sinergia que se produce lleva a las regiones transformaciones exitosas, no en términos económicos, sino en términos del bien vivir, del bienestar de cada uno y de todos. Pero claro, esta tarea se nos presenta como  utopía,  porque implica relegar, escuchar al otro y buscar consensos, saber disentir con respeto y planificar mediante estrategias que trasciendan los gobiernos y las banderas políticas…Sin ahondar en los peligros de los “partidismos” en nuestra localidad, porque eso merece otro texto, y enfocándome en mi métier, me interesa dar a conocer los aportes que desde la universidad estamos intentando en este sentido, mediante proyectos e iniciativas que implican investigar, describir y conocer nuestras necesidades como comunidad, porque sin saber quiénes somos, qué tenemos y queremos, no habrá un desarrollo y transformación positiva posible. Las tareas que desde la universidad impulsamos (pero de las cuales la ciudadanía en general puede ser parte) tienen que ver con los aportes logísticos, a partir de una formación integral y holística, de fuerte base territorial, con profesionales preparados para la eficiencia, mejora y solución empresarial, pero también comprometidos y formados para el desarrollo y manejo sustentable del Territorio y el Medio Ambiente. También los ciudadanos y educadores que han transitado la Diplomatura en Educación para la Paz, constituyeron un valioso aporte para el tratamiento de la conflictividad social y el estudio de la  paz desde una perspectiva crítica. El trabajo territorial por ellos realizado con organizaciones locales en el marco de la Diplomatura,  generó capital simbólico y sensibilidad crítica para abordar los conflictos, constituyéndose en un espacio de interés formativo y de acción que han transformado nuestros barrios y algunas de las necesidades en ellos presentes. Estos son solo algunos ejemplos de acciones que pueden hacerse combinando nuestras perspectivas, promoviendo un diálogo de saberes y considerando la complejidad inherente al Desarrollo Territorial, el cuál debe darse a Escala Humana, teniendo por objeto el desarrollo sustentable de los territorios y por sujeto a las comunidades territoriales. Mi interés, e invitación, es que se acerquen, para que juntos podamos aportar conocimientos sobre nuestros diversos territorios. Que se acerquen porque la Universidad es Pública y entonces es de todos, porque debemos dar respuesta a identidades, necesidades y expectativas de las comunidades, aportando a una gobernanza territorial participativa. Concretar estas sinergias, plantearía un escenario emergente, en donde de los territorios reales, podamos avanzar hacia territorios pensados y territorios posibles, que claramente merecemos, pero de los que debemos ser parte.

Dra, Lourdes Poujol

UNICEN-Sede Quequén