Carlitos Tevez orgulloso con el cuchillo que le hizo el fernandense “Tato” Berastegui

610

 

Meses atrás, Claudio “Tato” Berastegui, fernandense quien hace 20 años desarrolla su actividad en la cuchillería artesanal tuvo la oportunidad de enviarle a Carlitos Tevez, hoy nuevamente jugador del Club Boca Juniors, un cuchillo trenzado de su autoría, con la hoja grabada con las letras TVZ y el escudo de Boca. Otro joven fernandense allegado a la familia del jugador, Angelo Castiglioni, fue quien se encargó de llevárselo. Dado que en ese momento, Tevez se encontraba jugando en China, el cuchillo recién fue entregado en el mes de Diciembre, al regreso del jugador a Buenos Aires. De todas maneras, al enterarse del obsequio artesanal realizado exclusivamente para él, le mandó a Berastegui, la camiseta autografiada del Shanghai Shenhua, estando en China. En estas fiestas, Carlitos, lució el cuchillo fernandense y envió fotos en agradecimiento.

Los cuchillos que realizan, son en 3 tipos de cabos:

El enviado a Carlitos Tevez:

  • Cuchillo Trenzado: el cabo es tejido con cuero de potro y la vaina con cuero de vaca, también tejida con cuero de potro. Se hacen trenzados con apliques en alpaca o trenzados solos. Trenzado fino: con apliques soldados de alpaca en la punta.

También hacen:

  • Cuchillos Regionales: son los cuchillos que están encabados en canilla de potro, hueso de vaca, uña de avestruz, cola de peludo, maderas combinadas, asta de ciervo y madera. Estos llevan vainas de vaqueta, en donde el cuero es cortado y cocido.
  • Cuchillo en Madera y alpaca: se tornean con distintos tipos de madera, como palo santo, guayuvira, itin. La madera se combina con alambres de alpaca, que también pueden ser trenzados.

Claudio Berasteguí empezó en la actividad en el año 1999, como empleado de otro fernandense Argentino “Tino” Orejas (Familia de artistas y artesanos), en la ciudad de Tandil. Luego de 4 años de intenso trabajo, decide venirse a la localidad con el taller, a continuar con el armado de cuchillos, vainas, etc. y desde entonces tiene continuidad. Este emprendimiento tuvo sus grandes momentos de ventas, hasta 1200 cuchillos por mes recorriendo todo el país. Hoy, están en 600 aproximadamente, esto no les impide que sigan trabajando con el mismo entusiasmo y apostando al crecimiento año a año, sabiendo que ofrecen mercadería de primera. Cabe destacar, que en esta “mini” empresa, trabajan 12 personas, es decir, 12 familias viven de ello.

Cuenta con 2 talleres de encabado, 1 taller de preparación del material, 1 taller de fabricación de vainas, que trabajan exclusivamente para él pero que también lo hacen de manera independiente y 1 depósito donde se acopia la mercadería y comercializa.