Axel Kicillof “Tenemos la vacuna, necesitamos que se vacunen”

3

“Tenemos la vacuna, necesitamos que se vacunen”. Con esa frase, el gobernador bonaerense Axel Kicillof resumió el principal inconveniente con el que se enfrenta el plan de vacunación en la provincia: la falta de asistencia a los vacunatorios para recibir la segunda dosis contra la Covid-19. En ese contexto y ante la suba de casos registrada en la última semana -un 33%-, la aparición de la nueva variante Ómicron -que ya se detectó un caso positivo en el país- y el relajamiento en los cuidados, es que el gobierno provincial definió aplicar un pase sanitario que obliga contar con las dos dosis para asistir a eventos masivos, realizar actividades culturales, deportivas, religiosas, recreativas en lugares cerrados, trámites públicos ante organismos provinciales y gubernamentales y para privados en lugares cerrados, además de ser obligatorio para trabajadores que realicen atención al público, en entidades públicas o privadas. Sin embargo, la medida fue establecida desde la autonomía bonaerense.

fue en la última reunión del Consejo Federal de Salud (COFESA) cuando se decidió avanzar con esta medida. El escenario que transmitían los distintos ministros de salud provinciales era similar. Había un faltante de aplicación en las segundas dosis por ausentismo. Las dosis estaban. Además, justo ese mismo día de la reunión del COFESA -el 26 de noviembre- la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificó la variante Ómicron como preocupante, ya que que presenta varias mutaciones que podrían afectar a las características del virus, por ejemplo, la facilidad para propagarse o la gravedad de los síntomas que causa. Allí fue que empezó a trabajarse el tema del pase sanitario. Ahí fue también cuando empezaron algunos desentendimientos entre la gestiones nacional y bonaerense que tenían que ver con la celeridad y el alcance de la medida.

Fuentes del ministerio de salud bonaerense detallaron que la decisión del pase sanitario era algo que se había acordado en el Cofesa, que otras provincias – como ejemplificó este lunes el gobernador Axel Kicillof con Tucumán- ya lo venían realizando y aumentó la aplicación de segunda dosis, pero que desde Nación luego de unas declaraciones del ministro de Salud provincialNicolás Kreplak, dilataron el anuncio en cuestión y retrasaron su propio decreto.

desde la cartera que conduce Carla Vizzotti aseguraron que se había hablado que cada jurisdicción iba a tener la posibilidad de adelantar la medida de acuerdo a sus necesidades particulares.

Los cruces de la semana pasada quedaron exteriorizados cuando la ministra de Salud de la Nación salió a decir que el pase sanitario que se había discutido en el COFESA “no se incluye, ni el ámbito escolar, ni el ámbito laboral ni el transporte público. En esos lugares, se deben mantener los protocolos de cuidado, testeo y manejo de casos ya vigentes. Las recomendaciones se evaluarán en forma permanente y son dinámicas”. El anuncio de la provincia de este lunes incluye que el pase sanitario será obligatorio -además de eventos masivos- para “los trabajadores que realicen atención al público, en entidades públicas o privadas”.

La obligatoriedad del pase sanitario en territorio bonaerense empezará a funcionar a partir del 21 de diciembre. Antes habrá una resolución publicada en el Boletín Oficial. Con esta medida, detallan desde el ministerio bonaerense, se busca achicar la brecha entre vacunados de primera y segunda dosis. El gobierno bonaerense asegura que las vacunas para las segundas dosis están disponibles. De hecho, a partir de este viernes habrá segunda dosis libres para mayores de 3 años.

El pase sanitario siempre fue una herramienta que tenía la Provincia en carpeta. La decisión se terminó de ajustar este fin de semana con el equipo de legal y técnica del ministerio. El domingo por la noche, Kicillof y Kreplak acordaron el anuncio de este lunes por la tarde.

El pase sanitario obliga a tener un esquema de dos dosis. En la provincia de Tucumán por ejemplo, una vez instaurada esta medida creció un 140% la vacunación. En los últimos tres días se colocaron 58.035 dosis en total: 18.457 primeras, 33.980 segundas, 2.071 adicionales y 3.527 refuerzos. Se estima que el Sistema Provincial de Salud (Siprosa) venía colocando entre 7.000 y 8.000 dosis por día. Y que debido a la disposición anunciada por el gobierno se logró persuadir a la población sobre la importancia de concurrir a los vacunatorios.

Hasta este lunes, en la provincia de Buenos Aires, aún había 2.506.000 de personas que estaban vacunadas con la primera dosis y no habían recibido la segunda.

“En la población de 18 a 49 años que es una de las poblaciones que más preocupa alrededor del mundo porque es la población que tiene más actividad, tenemos el 89,4% de la población con primera dosis, pero tenemos el 74,6 con segunda dosis y ya hace muchas semanas que esta segunda dosis es libre. Es una población que se ha vacunado en un 90%, pero un 75% ha completado esquemas”, dijo Kreplak.