Alumni perdía 2 a 0, lo levantó y festejó en los penales

40

Inolvidable tarde para Alumni de Lobería, que una vez más, volvió a gritar campeón de la Liga Independiente de Fútbol Amateur.

La tarde fría, no impidió que un gran número de simpatizantes se acercaran a la cancha de Estación Quequén, donde el verde de Lobería enfrentaba a Taponazo de Quequén, en la gran definición del Torneo Apertura.

El partido fue muy emotivo y cuesta arriba para el verde de Lobería, ya que estuvo en desventaja por dos goles.

En el primer tiempo, el equipo quequenense era superior a Alumni y el dominio que tenía en el juego, lo pudo traducir al resultado con un cabezazo de Pueblas.

Más allá de la superioridad demostrada, Taponazo se fue al descanso sólo con la mínima ventaja.

En el segundo tiempo, el equipo de Lobería salió con otra postura, mucho más decidido en ofensiva, y generó tres claras ocasiones de gol que no pudo concretar.

En el mejor momento de Alumni, apareció Pueblas nuevamente, de contraataque, para estirar la ventaja y poner el 2 a 0.

El segundo tanto quequenense parecía un golpe demasiado duro para el equipo de Lobería, que salió con desesperación a buscar el descuento, que llegó rápidamente a través de “Jona” Di Fiori, que la empujó a la salida de un tiro de esquina.

Alumni fue llevando contra su arco a Taponazo y, cuando restaban poco más de 10 minutos, aprovechando un error del arquero, “Pali” Bilbao le robó la pelota y empató el encuentro.

Los últimos 10 minutos fueron de ida y vuelta, pero sin grandes situaciones para ninguno de los dos, por lo que, tras el pitazo final , se debió recurrir a la definición por penales para determinar el campeón.

Para el equipo loberense convirtieron Matías Jové, Francisco Gil, Juan Manuel Eraso y “Pali” Bilbao, mientras que el arquero rival atajó el remate de Nicolás Jové. Por su parte, Taponazo desvió un remate y en el último penal, atajó Mauro Maldonado para desatar el gran festejo de Alumni.

Tras un partido ante un rival durísimo que estuvo dos goles arriba, el verde pudo sobreponerse, empatarlo y ganarlo en los penales.

Más que merecido por el gran trabajo realizado por jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, que les permitió dar la vuelta en un exigente torneo en el que participan 17 equipos.

El plantel campeón

El plantel campeón está integrado por los siguientes jugadores:

Arquero: Mauro Maldonado.

Defensores: Alejandro Santamaría, Gonzalo Kressi, José Solís , Matías Jové, Carlos Merlo, Facundo Castro, Fernando

Vidal y Federico Domínguez.

Mediocampistas: Saúl Iracheta, Jorge Lorenzo, Sergio Simón,

Jonatan Di Fiori, Miguel Cangelaro y Jorge Torreano.

Delanteros: Pali Bilbao, Juan Manuel Eraso, Francisco Gil y Niclás Jové.

Cuerpo técnico: DT, Mauro Maldonado; ayudantes de campo, César Arroqui, Carlos García y Marcos Lauga.

La emoción de Mauro Maldonado

Mauro Maldonado, asumió como t´écnico de Alumni hace tres años, período en el que logró obtener cuatro títulos.

Pero tal como le pasó en el inicio de su gestión como DT, este año debió calzarse los guantes y transformarse en el arquero del equipo.

Ya había sido figura en cuartos de final, en otra definición por penales, y el destino quiso que en la final, el arquero-DT fuera el gran protagonista del momento más importante de la tarde, ya que atajó el penal que consagró campeón al verde.

Con mucha felicidad, Maldonado expresó que “como líder de un grupo excepcional, aprendí que el sacrificio, la dignidad, el sentido de pertenencia y la humildad, pueden mover montañas. Todos comprendimos que sólo se necesita compromiso, amateurismo y respeto hacia el prójimo, que a veces no es necesario contar con un cúmulo de “figuritas”, sino que por el contrario, lo que se necesita es un equipo de trabajo, donde todos y cada uno de nosotros aportamos para la causa”.