La cadena de maíz y sorgo pidió mejorar la competitividad y superar la falta de previsibilidad

1

Ayer se realizó el Congreso Maizar 2019, encuentro anual de la cadena de maíz y sorgo. En esta oportunidad bajo el lema «El Despegue Internacional», en un escenario de incremento de las exportaciones de maíz, en medio de una campaña que superaría las 48 millones de toneladas de producción.

Desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri, el área de maíz aumentó un 50%. Y esto se debe fundamentalmente a la eliminación de las trabas para comercializar el cereal que había adoptado el gobierno anterior. Esto provocó un crecimiento de la producción del cereal, que derivó junto al incremento en área y cosecha de trigo retornar a la rotación de cultivos, lo que permite una producción agrícola más sustentable.

En su discurso de apertura del Congreso, el presidente de Maizar, Alberto Morelli, destacó el crecimiento de las exportaciones de maíz de la mano del agregado de valor, la apertura de nuevos mercados internacionales, el crecimiento de la inversión en tecnología por parte de los productores, la elaboración de estadísticas confiables, la articulación con los países productores del cereal y el rol sanitario que viene teniendo el Senasa.

En los planteos hacia el gobierno nacional, Morelli dijo que hay que mejorar en todos aquellos aspectos que afectan la previsibilidad y la competitividad de la cadena, entre ellos la elevada presión impositiva y la falta de una modificación a la actual Ley de Semillas, que definirá como se pagará para acceder a las nuevas tecnologías.

Consensos

En diálogo con Infobae, Morelli aseguró: «Tenemos que seguir trabajando muy fuerte con la parte pública con el compromiso en lo económico y la macroeconomía. También esto es parte de lo privado en lo que tiene que ver con la evasión fiscal, donde no se puede continuar teniendo un 30% de evasión que hace que la carga sobre quienes tienen que tributar es mucho mayor porque hay una parte de la población que no lo cumple».

Asimismo pidió terminar con la volatilidad cambiaria y reducir la inflación, y agregó: «Esto nos preocupa y no hace que tengamos los factores necesarios para alcanzar la competitividad. Incluso el sector privado y el gremial tendrán que colaborar en esta construcción común que tenemos que hacer todos los argentinos».

En momentos donde el gobierno busca instalar el diálogo en la búsqueda de los consensos sobre políticas de mediano y largo plazo, Morelli comentó: «Estamos en un país que cada dos años entra en un proceso de elecciones y eso desvía el tiempo de la clase política. Así vemos la dificultad que hay para generar consensos de un país en común. Es por eso que necesitamos políticas públicas que pasen a lo largo de los gobiernos. En el caso de la biotecnología creo que es la única política coherente que tuvo Argentina desde 1996 a la fecha».

Por último, el dirigente subrayó: «Hay que trabajar muy fuerte en la generación de consensos. Tiene que haber una fuerte decisión política. Hace falta que los actores tengan voluntad de sentarse en una mesa a discutir a partir de esa visión que tienen en común y dejando de lado las diferencias ideológicas que no conducen a ningún lugar. Argentina necesita una dosis de seriedad, reflexión y trabajo en común muy grande«.